Jurídico 


Derechos de propiedad intelectual de los artistas intérpretes o ejecutantes

Cenerentola

Andrea Zaupa interpreta “Dandini” en La Cenerentola, en Irun el 3 de marzo de 2013

En una ocasión anterior tuvimos la oportunidad de comentar muy resumidamente cual es el concepto que la Ley de Propiedad Intelectual da de “autor” y cuáles son los bienes que protege jurídicamente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la Ley de Propiedad Intelectual introduce unos casos específicos a lo largo del texto normativo, siendo uno de estos el caso de los artistas intérpretes o ejecutantes, ya que se entiende que en la interpretación o ejecución de la obra estos artistas ponen algo de si mismos, de modo que participan en el proceso creativo de tal forma que la interpretación o ejecución de un artista es diferente al de otro, y se considera que esta diferenciación merece protección.

En España, la protección de los derechos de propiedad intelectual de los artistas intérpretes o ejecutantes se contiene en el Libro II de la Ley de Propiedad Intelectual, denominado “de los otros derechos de propiedad intelectual y de la protección sui generis  de las bases de datos”, y dentro de esta, en el Título Primero, “derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes”, cuyo primer artículo es el 105, que es el que define a los artistas intérpretes o ejecutantes: Se entiende por artista intérprete o ejecutante a la persona que represente, cante, lea, recite, interprete o ejecute en cualquier forma una obra. El director de escena y el director de orquesta tendrán los derechos reconocidos a los artistas en este Título.

Así, en los artículos que siguen, la LPI atribuye a estos artistas determinados derechos: el art. 106 establece que corresponde al artista intérprete o ejecutante el derecho exclusivo de autorizar la fijación de sus actuaciones, el art. 107 que corresponde al artista intérprete o ejecutante el derecho exclusivo de autorizar la reproducción de las fijaciones de sus actuaciones, y los artículos 108 y 109 atribuyen a los artistas intérpretes o ejecutantes determinados derechos relacionados con la comunicación pública y la distribución, respectivamente, de sus actuaciones.

La LPI también reconoce derechos morales a los artistas intérpretes o ejecutantes, disponiendo en el artículo 113.1  que el artista intérprete o ejecutante goza del derecho irrenunciable e inalienable al reconocimiento de su nombre sobre sus interpretaciones o ejecuciones, excepto cuando la omisión venga dictada por la manera de utilizarlas, y a oponerse a toda deformación, modificación, mutilación o cualquier atentado sobre su actuación que lesione su prestigio o reputación. Protegiendo específicamente a los actores, el apartado siguiente de dicho artículo establece que será necesaria la autorización expresa del artista, durante toda su vida, para el doblaje de su actuación en su propia lengua. A la muerte del artista, el ejercicio de sus derechos morales corresponderá a sus herederos o, en ausencia de estos, al Estado.

Ametsa Gazte Burgos

Coro Ametsa Gazte participando en el XI Certamen Nacional de Coros Antonio José, en Burgos el 13 de octubre de 2012

El art. 111 establece una norma para los artistas intérpretes o ejecutantes que participen colectivamente en una misma actuación, tales como los componentes de un grupo musical, coro, orquesta, ballet o compañía de teatro, e impone que deberán designar de entre ellos un representante para el otorgamiento de las autorizaciones mencionadas en este Título. Para tal designación, que deberá formalizarse por escrito, valdrá el acuerdo mayoritario de los intérpretes. No obstante, en el inciso final establece una salvedad, y es que esta obligación no alcanza a los solistas ni a los directores de orquesta o de escena.

Finalmente el art. 112 establece que los derechos de explotación reconocidos a los artistas intérpretes o ejecutantes tendrán una duración de cincuenta años, computados desde el día 1 de enero del año siguiente al de la interpretación o ejecución.

Imagen destacada: representación de “La viuda alegre”  por la Asociación Lírica Luis Mariano, en Irun el 23 de noviembre de 2013

VÍA| Ley de Propiedad Intelectual

Imágenes| Asociación Lírica Luis Mariano; Diario de Burgos

RELACIONADOS