Jurídico 


Derecho medieval en España

La Edad Media abarca los siglos V a XV, situándose el inicio de esta etapa histórica en la caída del Imperio Romano de Occidente en el año 476 y estableciéndose el fin de este período en el año 1492 con el descubrimiento de América.

Al inicio de la Edad Media el Derecho vigente en España era el Derecho Romano. Y es que Hispania había sido una provincia del Imperio Romano desde el s. I y el Derecho del Imperio, el más importante de la historia, había sido el régimen jurídico imperante por tanto en la península ibérica. El sistema jurídico en vigor al comienzo de la Edad Media era el Derecho ya codificados el Codex Theodosianus y en el Corpus Iuris Civilis de corte postclásico (Código Justiniano).

Durante el s. V entran en Hispania distintos pueblos de origen germánico: suevos, vándalos y alanos. Los cuales durante este siglo van extendiéndose por todo el territorio, estableciendo su capital en Toledo. El sistema jurídico en la España visigoda eran las fuentes romanas, el Derecho consuetudinario germánico y la legislación visigoda. Y es que como es lógico la base del ordenamiento jurídico era el Derecho Romano, pero el desarrollo de los nuevos pueblos germanos y sus propias costumbres conllevó el desarrollo también del derecho.
El primer rey godo en legislar es Teodorico I, a través del conocido Edicto de Teodorico, un texto cuya base fundamental son las normas de Derecho Romano, para su aplicación legal en los territorios visigodos.

Más tarde, hacia el año 450 Eurico promulga un Corpus o código legislativo, conocido como Código de Eurico, y que suma costumbres germánicas y derecho vulgar romano para regular todas las materias jurídicas: derecho civil, derecho penal, derecho eclesiástico, normas de proceso judicial, derecho de sucesiones, normas de familia y comercio. Este código deroga las leyes romanas, aunque permite su estudio por los juristas.

Por San Isidoro de Sevilla tenemos noticia de un Código Leovigildo que debió ser actualización de la ley goda del Código de Eurico.

euricoEn el año 506 se promulga el Breviario de Alarico, texto legal que intenta resumir las normas principales vigentes para los reinos godos, tratándose principalmente de derecho romano vulgar y postclásico, junto con ciertas costumbres godas, para servir como derecho de los hispanorromanos. La mayor parte de las normas están acompañadas de una interpretación práctica (interpretatio).
Hacia el año 654 se publica por el Rey Recesvinto el Liber Iudiciorum, que viene a unificar la legislación de godos e hispanorromanos. Así, si anteriormente había un Derecho para los godos (Código de Eurico o Código de Leovigildo) y un Derecho para los hispanorromanos (Breviario de Alarico) el Liber Iudiciorum deroga ambos y crea un único cuerpo de Derecho. Recoge en 12 libros las leyes antiguas (antiquae) de Eurico o Leovigildo, las leyes antiguas enmendadas (antiqua enmendatae) que son leyes de Eurico enmendadas en el código de Leovigildo, y las leyes promulgadas por diversos monarcas, como Recadero, Recesvinto y demás reyes.
En el año 711 se inicia la entrada y conquista de los musulmanes en la península ibérica. La monarquía visigoda estaba en declive, con distintos reyes visigodos luchando entre ellos. Son concretamente los descendientes del Rey visigodo Witiza los que traen a España a los musulmanes, reclutándolos para luchar contra el Rey Don Rodrigo. Y los musulmanes llegan pero no para luchar e irse, sino para asentarse y quedarse. Así, desde el 711 hasta 1212 el Islam dominará de manera plena la península.

Por tanto será el sistema jurídico islámico el que imperará durante el dominio musulmán de Al Andalus. El Derecho musulmán es la vinculación entre la ley divina y la ley natural, siendo la sari’a o revelación divina la fuente principal del Derecho; es decir, la palabra de Dios es la ley. Y la palabra de Dios se encuentra en el Corán (texto inspirado por Alá al profeta Mahora), en la Sunnah (los escritos y la conducta en vida del profeta Mahoma, como revelador de la palabra de Dios), la Iyma (la revelación divina exteriorizada a través del sentir común de la comunidad musulmana en diversas materias) y las Quiyas (aplicación por analogía de las normas a casos concretamente no regulados, pero muy parecidos a otros sí regulados). Finalmente, el Fiqh es la ciencia jurídica musulmana, que estudia las diversas fuentes antes citadas para crear un cuerpo jurídico islámico coherente.
Sucesivamente la dominación musulmana de la península se articuló políticamente primero mediante Gobernadores, luego desde el Califato de Córdoba, y más tarde mediante los Reinos de Taifas (donde destaca el Reino de Sevilla). En el s. XII entran en la península los Almorávides y Almohades, que dominarán el islam español hasta la mítica derrota en 1212 en las Navas de Tolosa, a partir de dónde arranca con fuerza la reconquista cristiana. El último gran Reino islámico será el reino nazarí de Granada, vigente durante doscientos años hasta su derrota por los Reyes Católicos el 6 de enero de 1492, con la expulsión definitiva del islam de España.
Coincide este año 1492 con el fin que los historiadores dan a la etapa denominada Edad Media.
Durante los años 711 hasta 1492 no obstante conviven en la península la supremacía islámica con un pequeño reducto cristiano en Asturias, así como parte del País Vasco y Cataluña, desde dónde comenzó la reconquista, que poco a poco fue derrotando al Islam y que culminó con la toma de Granada como ya dijimos. En los territorios cristianos el sistema de Derecho fue en todo momento el derecho visigodo del Liber Iudiciorum, traducido después a la lengua romance como Fuero Juzgo, y perviviendo en nuestro derecho hasta las codificaciones del s. XIX.

220px-Las_Siete_Partidas En el reino Astur no fue realmente el Liber el derecho más conocido, sino que el Derecho privado se regía principalmente por costumbres jurídicas que emanaban de tradiciones visigodas, pues no existían como tal ediciones del Liber Iudiorum a disposición del pueblo.
Pero si el Liber era el derecho general, también es cierto que era derecho subsidiario de los Fueros locales o derecho de cada territorio. Conforme avanzaba la reconquista, y había que repoblar los territorios ganados, los señores otorgaban un Fuero o Carta Puebla a cada comarca, concretamente a la ciudad principal de dicha comarca.

Debe destacarse también el régimen de Fazañas, que eran la resoluciones de los jueces, interpretando jurídicamente para resolver un caso que se les exponía, y sirviendo luego dichas sentencias como normas jurídicas en sí que podían resolver posteriores disputas. Estas Fazañas, como interpretación local del derecho del Liber junto con el criterio de cada comarca y sus tradiciones, servirían también para inspirar los Fueros.

En la última parte del s. XIII se promulga la Ley de las Siete Partidas, atribuida a Alfonso X el Sabio, y que tiene vocación de unificar los distintos ordenamientos de los fueros del Reino de Castilla. Tras la promulgación del Ordenamiento de Alcalá en 1348 el orden jerárquico de aplicación del Derecho sería: En primer lugar el propio Ordenamiento; en su defecto el Fuero municipal; y con carácter subsidiario y generalista Las Siete Partidas. Este ordenamiento se extendería a los reinos de Cataluña,  Álava, Guipúzcoa y Vizcaya.

En paralelo, en los Reinos de Aragón y Navarra, se legisló principalmente a golpe de Fuero, siempre con las bases del derecho común romano del Corpus Iruis, y de la tradición germánica del Liber Iudiciorum, dando un destacado papel a las interpretaciones de los juristas (observancias).

Podemos ver por tanto que durante los más de 1.000 años que dura la Edad Media el derecho español fue principalmente el derecho romano, evolucionando conforme a las tradiciones godas y castellanas, y junto con las costumbres y prácticas de cada territorio y cada época. Conviviendo con el derecho musulmán durante la ocupación islámica de la península.

Vía|  Historia del Derecho Español

Más Información| Hispanismo.org   Dialnet

Imágenes| wikipedia wikicommons

RELACIONADOS