Salud y Deporte 


Deporte y quemagrasas, ¿mito o realidad?

Son conocidas las múltiples soluciones “parafarmacéuticas” utilizadas para acelerar el metabolismo de la quema de grasas. Cualquier persona, sin necesidad de receta médica ni de acudir a un centro de salud deportiva, puede adquirirlas y autoadministrarlas de la manera que más adecuada considere o siguiendo el prospecto que en algunos casos acompaña a esta sustancia, pero ¿somos víctimas de una trama de estafa colectiva o realmente producen algún efecto en nuestro organismo?

Efectivamente existen numerosos alimentos y suplementos quemagrasas, pero ni todos son efectivos, ni todos funcionan igual, ni los considerados efectivos alcanzan en su mayoría los resultados deseados.

Deporte y quemagrasas, ¿mito o realidad?

Deporte y quemagrasas, ¿mito o realidad?

¿Cómo clasificarlos?

Quemagrasas alimenticios: aportan calorías negativas, es decir,  el cuerpo gasta más energía en asimilarlos y digerirlos que la que el propio alimento aporta en sí (ej. 100 gr. de espárragos tienen aprox. 20 calorías y el organismo gasta  35 calorías en digerirlo). Por lo tanto se podría decir que SI ayudan a adelgazar y que efectivamente son quemagrasas, no obstante, deben administrarse siempre como acompañamiento o en horas localizadas del día (la cena por ejemplo) ya que no aportan los nutrientes necesarios para el funcionamiento correcto de nuestro organismo.

Quemagrasas suplementarios: Tienen otra función diferente, la L-carnitina por ejemplo se ocupa de acelerar la captación y traslado de células de grasas, pero siempre debe ir acompañado de la realización de ejercicio físico, ya que se trata de un acelerador del proceso natural de la quema de lípidos excedentes, por lo tanto estamos ante un suplemento que requiere de actividad física y/o deporte para que se transforme en un quemagrasas.

¿Qué efectos producen?

Hasta el momento no existen efectos secundarios probados científicamente, ni en los quemagrasas alimenticios ni en los suplementarios, sin embargo los que se han administrado los segundos afirman que durante la realización del ejercicio se produce un gran exceso de sudoración y un aumento en la producción de  energía, actuando por lo tanto como estimulante.

¿Cuál es más efectivo?

Tal y como se ha comentado con anterioridad, sus efectos no están científicamente probados al 100% y no se puede establecer un patrón de actuación para con las sustancias suplementarias, si bien es cierto, que son numerosas las afirmaciones y prácticas de campo que amparan los resultados de la suplementación en conjunción con la realización de actividad física y del consumo de quemagrasas alimenticio como parte de una dieta saludable.

¿Cómo dosificarlos?

Tras el desconocimiento y bajo la subjetividad fisiológica que pudieran producir algún efecto secundario desconocido, debería ser un profesional de la materia el que nos aconsejase su administración. Sin embargo, cabe destacar que para que surtan el efecto deseado siempre debe acompañarse de actividad física cardiovascular principalmente moderada que en cualquier caso será la encargada de hacernos bajar de peso o de quemar la grasa localizada.

A continuación se detalla un circuito específico quemagrasa, para aquellos que quieran utilizarlo como acompañamiento a la suplementación mencionada y han acudido al mismo o para los que utilizan quemagrasas alimenticios o suplementarios con el fin de bajar de peso o tonificar:

Entrenamiento por grupos musculares

La mejor opción para quemar grasa es centrarse en los ejercicios generales que implican a grandes grupos musculares. Y recuerda, no es necesario acudir a un gimnasio para realizar estos ejercicios. Encontrarás a tu alrededor múltiples objetos de peso ligero (1 ó 2 kg) que puedes utilizar para su realización.

En conclusión y siguiendo las líneas de las actuaciones hasta ahora realizadas, se podría afirmar que no existe hasta el momento ninguna prueba científica que refute el uso combinado de quemagrasas suplementarios y de quemagrasas alimenticios como complemento al ejercicio físico de intensidad moderada, y que, además, el uso de quemagrasas tendrá algún efecto en nuestro organismo siempre y cuando estén acompañados de actividad física y deportiva, debiendo ser utilizados siempre bajo consulta de un profesional.

Via| Marta Fernández Troyano

Mas información| quemagrasas , Sportlife

En QAH|¿Qué son las calorías? pierde peso utilizándolas Actividad física para perder peso: consejosEl horario de las comidas y una dieta equilibrada nos ayuda a perder peso

Imagen|Deporte y quemagrasas

RELACIONADOS