Coaching y Desarrollo Personal 


Dependencia emocional

La dependencia emocional se refiere a un patrón de conductas que conllevan la necesidad que tiene una persona de obtener afecto por parte de otra. Supone la búsqueda de aprobación y atención, priorizando estos aspectos sobre los intereses personales.

Las personas que muestran este patrón de conductas suelen mostrar las siguientes características:

  • Suelen buscar la aprobación de otros, especialmente de su pareja. Se comportan en base a lo que le gustaría a otros.
  • Subordinan sus intereses personales a las necesidades e intereses de su pareja.
  • Si la pareja no les presta la atención que necesitan, experimentan malestar. También es común que experimenten celos si la pareja presta atención a otras personas.
  • Tienen miedo a ser abandonadas o desplazadas, lo que puede llevarles a ser sumisas y evitar conflictos o a tratar de hacer todo lo posible por controlar lo que hace su pareja.
  • Suelen considerar a la pareja como el aspecto más importante de su vida, de modo que si termina la relación tienden a sentir un profundo malestar.

¿Qué puede hacer una persona para reducir una posible dependencia afectiva? La fórmula “Tu + yo”

Si te sientes identificado/a con las características de las personas dependientes afectivas, los siguientes consejos pueden resultarte de utilidad:

  • Dedícate tiempo a ti mismo/a. ¿Qué te gusta hacer a TI? Trata de buscar actividades agradables que puedas hacer solo/a. Fuérzate a hacerlas. Quizá al principio te cueste pero una vez empieces poco a poco te resultarán más atractivas de realizar.
  • Sal con amigos que no sean comunes con tu pareja. Sal a tomar algo, a bailar, a tomar el aire… lo que más te guste. Cuando empieces a disfrutar de esos momentos empezarás a darte cuenta de que puedes sentirte bien recibiendo afecto de distintas personas que no son tu pareja.
  • Conoce gente nueva. Así, no solo pasarás momentos agradables sino que además te darás cuenta de que puedes desarrollar tu vida sin necesidad de depender de tu pareja.
  • Si estás desempleado/a busca un trabajo. Evita depender económicamente de tu pareja, puesto que esto puede incluir en que aparezcan o se mantengan los patrones de dependencia afectiva.
  • Recuerda que todos tenemos derecho a decidir y también tenemos derecho a disfrutar solos. Si tu pareja decide pasar tiempo con sus amigos o simplemente sin ti, está en todo su derecho. No solo eso, además es sano para él mismo y para la relación.
  • Identifica tus miedos, ¿tienes miedo Si a estar solo/a? ¿tienes miedo a no recibir afecto? ¿temes no saber cuidar de ti mismo/a? Piensa qué ocurriría si tuvieras que enfrentarte a tus miedos, ¿podrías hacerlo? ¿sería tan terrible? Quizá tienes más recursos de los que piensas.

 

Si aplicas estas sencillas estrategias empezarás a darte cuenta de que puedes disfrutar estando solo/a además de con tu pareja. Te sentirás mejor y además esto repercutirá en tu pareja, puesto que podrás mantener una relación sana y satisfactoria. ¿A qué esperas? Busca la fórmula “Tu + yo” y descubre sus beneficios.

Vía|Cubas, D., Espinoza, G., Galli, A. & Terrones, M. (2004). Intervención cognitivo-conductual en un grupo de pacientes mujeres con Dependencia Afectiva. Revista de Psiquiatría y Salud Mental Hermilio Valdizan, 5 (2), 81-90

Imagen| Esposas emocionales

RELACIONADOS