Jurídico 


Delito de imposición de acuerdos abusivos

Dentro del ámbito del derecho penal económico, existen diversos delitos categorizados como societarios: imposición de acuerdos abusivos mediante prevalimiento de situación mayoritaria, imposición o aprovechamiento de acuerdo lesivo adoptado por mayoría ficticia, obstaculización de ejercicio de los derechos de los socios, falsedad en documento societarios, etc.

En el caso del artículo de hoy, nos centraremos en el delito de imposición de acuerdos abusivos mediante prevalimiento de situación mayoritaria:

Delito de imposición de acuerdos abusivos

Delito de imposición de acuerdos abusivos mediante prevalimiento de situación mayoritaria

De conformidad con el artículo 291 del Código Penal, los que, prevaliéndose de su situación mayoritaria en la Junta de accionistas o el órgano de administración de cualquier sociedad constituida o en formación, impusieren acuerdos abusivos, con ánimo de lucro propio o ajeno, en perjuicio de los demás socios, y sin que reporten beneficios a la misma, serán castigados con la pena de prisión de seis meses a tres años o multa del tanto al triplo del beneficio obtenido.

De dicho tipo penal, podemos derivar los elementos del delito:

El bien jurídico protegido en este caso es el patrimonio de los socios, al ser atacada la sociedad, y consecuencia de ello el valor de la misma, usándose en beneficio propio el poder o la capacidad de actuación societaria en lugar de en beneficio de la propia sociedad.

Consecuencia de ello, el sujeto activo del delito tiene que tener la calidad de miembro del órgano de administración o de socio o accionista de la sociedad, ya que sin esta cualidad no se tiene, o no se debería tener, acceso la toma de este tipo de decisiones.

Ha de destacarse que, aunque en el tipo penal se recoge que el prevalimiento ha de hacerse bien en el órgano de administración (considerando que cuando el mismo sea colectivo, y consecuencia de ello el Consejo de Administración) o en la junta de accionistas, dicha referencia a la junta de accionistas debe entenderse realizada a “la junta” y por ello tanto para el caso de ser la misma de accionistas, en las Sociedades Anónimas, como de socios, en el caso de las limitadas.

Para la consumación del delito se requiere que se haya causado un perjuicio al sujeto pasivo, así como que quien lo comete obtenga un beneficio de dicha actuación, consecuencia de lo cual cabe la tentativa en el caso de no cumplirse alguna de estas cuestiones.

En cambio, y frente a esta posibilidad de cometer el delito en grado de tentativa que abre las posibilidades de imputación en gran medida, existe otro requisito que la restringe, la exigencia de dolo directo para considerarse que el delito existe, de modo que la acción será impune en el caso de actuación imprudente, aún y cuando se cumplan los elementos del tipo, e incluso en el supuesto de dolo eventual.

El sujeto pasivo del delito, en este caso y dado que el bien jurídico protegido es el patrimonio de los demás socios, no será la sociedad, sino aquellos socios minoritarios que, producto de la imposición abusiva de la mayoría, ven perjudicados sus intereses, al ser perjudicados los intereses de la sociedad, sin capacidad de evitarlo mediante el empleo de su participación en el órgano decisorio.

Vía| Código Penal

Imagen| Blog EOI

RELACIONADOS