Actualidad Económica, Economía y Empresa, Finanzas 

Warning: strpos(): Empty needle in /var/www/staging/wp-includes/media.php on line 1117

Warning: strpos(): Empty needle in /var/www/staging/wp-includes/media.php on line 1117


Del ORSA y la gestión del riesgo en las entidades aseguradoras

La entrada en vigor de la Directiva 2009/138/CE, más conocida como Solvencia II, ha puesto sobre la mesa la importancia de una prudente gestión de los riesgos.

Solvencia II basa su implantación en la aplicación de 3 pilares. El Pilar I, o Pilar Cuantitativo, analiza y cuantifica los riesgos de la entidad aseguradora por módulos y submódulos de riesgo. Para ello, se calculan los requerimientos de capital. El Pilar II, o Pilar Cualitativo, identifica los riesgos más significativos de la entidad y realiza un ejercicio de autoevaluación de riesgos de solvencia, ORSA, cuyo análisis tratará este artículo. Por último, el Pilar III implica el reporte de la información para los organismos reguladores y supervisores, así como para los consumidores.

fotolia_14742099_xs

Risk Solvency Assessment

El ORSA, Own Risk Solvency Assessment, o evaluación interna de los riesgos de solvencia es un ejercicio cualitativo que trata de analizar y cuantificar los riesgos más significativos para la propia entidad, desde el conocimiento y experiencia de la misma. Se trata de un informe que deberá aprobarse en el Consejo de Administración de la aseguradora y cuyos resultados no suponen requerimientos regulatorios pero que sí han de integrarse dentro de la estrategia directiva de la misma.

A todos los efectos, el ORSA es un mecanismo que trata de realizar una autoevaluación del perfil de riesgo interno de la entidad con el objeto de integrar los resultados en la gestión de los mismos de la propia compañía.

Por ello, este ejercicio supone una herramienta para valorar y gestionar el riesgo asumido en el día a día y que permite a la empresa tener una visión global de los riesgos. Además, deberá realizarse de forma anual, a no ser que el perfil de riesgos varíe significativamente a lo largo de un año.

La responsabilidad recae sobre el Consejo directivo, quien deberá aprobar la política ORSA; las métricas, apetito y alertas al riego; y, con los resultados obtenidos, las acciones y estrategias a integrar en la dirección y políticas de la entidad en los diferentes ámbitos de la misma como inversiones o venta.

Con todo, el objetivo del informe no es el cumplimiento normativo con el regulador, sino tener en control casi absoluto todos los riesgos asumidos y elaborar una estrategia dinámica ante la sensibilidad de los mismos.

 

Vía| Inese, IEB

Imagen|Banking and Insurance

En QAH| Capital, solvencia y gestión financiera

RELACIONADOS