Coaching Profesional 


Deja huella

Si desaparecieras mañana, ¿por qué te recordarían? Esa era la pregunta que desde hacía algunos días rondaba en mi cabeza, cuando unos apuntes de Social Media Marketing me la respondieron sin querer. Aunque a simple vista pueda parecer que no existe ningún vínculo, os aseguro que lo hay. Pensad en vosotros como una empresa que quiere vender sus productos y/o servicios. Necesitáis de una marca personal que os diferencie del resto, que os haga fiables, elegibles entre la competencia, una marca que os haga imprescindibles, especiales, y que los consumidores asocien a un color, a una forma, a una grafía, y que os recuerden por ello y os elijan entre todas las demás marcas. Es nuestra imagen, aquella que va a dejar marca, el poso que vamos a dejar en los demás. Y no hay una sola, según los expertos contamos con cuatro:

Deja huella

Deja huella

 

-La real. 

-La que queremos transmitir.

-La que realmente transmitimos.

-La que perciben los demás.

¿Te has planteado si todas ellas están en armonía? Lo ideal es que todas coincidan o que, por lo menos, las diferencias entre ellas sean ínfimas. Solo así, estaremos dando de nosotros nuestra mejor versión y siendo honestos con nosotros mismos y los demás. Conocer nuestras virtudes y potenciarlas y reconocer nuestros puntos débiles y mejorarlos, esa es la clave de nuestra marca.

Piensa ahora en tus puntos fuertes, aquello que sabes hacer muy bien, aquello que te hace ser especial ante el resto, aquello que tú y solo tú haces mejor que nadie, aquello por lo que tus amigos te mandan un mensaje a las 8 de la mañana porque saben que eso, justo eso, va contigo. Dejarse y darse a conocer, y no hablo de venderse. Las estrategias de marketing y ventas están muy bien, pero cuando hablamos de personas, la autenticidad es lo que prima. Ser tú, en todas y cada una de tus facetas, dar y compartir lo mejor de ti. Dice Guillem Recolons que “la marca personal es lo que dicen de ti cuando vas al lavabo”. Llegará un día en el que estarás ausente, en el que ya no estarás, porque aquí al final nadie queda. ¿Por qué cosas quieres que hablen de ti? ¿Por las huellas que dejaste o por las cicatrices? Seguro que deseas que sea lo primero. Por ello, cerciórate de que tu paso por aquí haga la existencia de los demás más agradable. Sé extraordinario, especial, haz las cosas desde dentro. Haz aquello que nos hace únicos, aquello que nos mueve y también nos conmueve. Que tu vida sea la inspiración de los que te rodean. Asegúrate de que tu paso no lo borrará el tiempo y que ha servido para dejar una huella en el camino de los demás. Es eso lo que nos convierte en inmortales.

Imagen | Vía Tu huella es tu marca: descubre tu marca personal

Más información | Mi marca personal: Yo y mi “mini yo”, #HangoutON Marca Personal: Cómo dejar tu huella

RELACIONADOS