Derecho Mercantil, Economía y Empresa, Finanzas, Jurídico 


Declárate en bancarrota

Hay palabras que dependiendo de la cultura son tabú, en España hablar de quiebra o no éxito de una empresa es síntoma de fracaso, mientras que en EE.UU. son parte del aprendizaje y medida protectora. Por esa razón, y por la nueva ley de emprendedores que aporta tantas deseadas novedades, aunque tarde, la razón de este artículo. No menos importante es hablar del papel que esta juega en la crisis económica.

La definición de bancarrota o quiebra, se produce cuando la persona física, o empresa, persona jurídica, no puede hacer frente a los pagos, como estos son superiores a sus recursos disponibles. Hasta aquí ninguna novedad, peOA-BA902_Bankru_NS_20130407185515ro vamos a ver las diferencias entre cómo se trata esta en España y EE.UU.

La ley española concursal, vigente desde 2004, no perdona la deuda sino que prevé mecanismos para favorecer a sus titulares el pago de acuerdo a sus posibilidades, mediante reducciones o aplazamientos de 5 años.

En EE.UU. hay diferentes tipos de bancarrotas, la eliminación total de la deuda o una restructuración. La primera opción es mucho más interesante porque ofrece la posibilidad de liquidar por completo las deudas dando a cambio el activo puesto como aval, por ejemplo un inmueble.

Esta sin duda sería la solución a los casos individuales, con la denominada dación en pago, lo cual ayudaría a que bancos fueren más cautelosos al conceder créditos. En este sentido hay que tener en cuenta que habría que valorar casos particulares para determinar si es suficiente con la entrega de la deuda para saldar la deuda, como se hace en EE.UU.

Sin dudas, este es un caso particular, pasemos a analizar el ámbito de las compañías. Esta crisis económica ha servido para que Europa importe el capítulo 11 del código de quiebras.

Estos elementos que en Europa apenas se aplican son nueva fuente de financiación, presión para que acreedores reticentes acepten una reestructuración de la deuda y canjes de deuda por capital que podría abrir la puerta a nuevos inversores.

Lo que se trata de evitar es la común práctica de llegar a las mayorías exigibles hasta que es demasiado tarde. Algunas entidades renuncian a apoyar el acuerdo, buscando beneficiarse de él sin asumir los costes. Esto se debe a que la deuda acumulada hasta la declaración de quiebra, es probable que no se cobre, pero la contraída desde ese momento tiene prioridad y con total seguridad se cobrará.

Otra medida es la reducción del porcentaje del pasivo que representan las entidades financieras, necesario para la homologación judicial de los acuerdos de refinanciación que pasa del 75% hasta el 67%.

Sin lugar a dudas, estas medidas son muy positivas, aunque el caso del individuo, persona física, aún no se abordó. Esta medida sería muy interesante para incentivar la iniciativa empresarial que se trata de paliar con el nuevo tipo de sociedades, el emprendedor de responsabilidad limitada y la sociedad limitada de responsabilidad sucesiva. Estas protegen hasta un total de 275.000€, y ahí están incluidos casa y coche.

Sin lugar a dudas, si esta ley se hubiera puesto en marcha antes, podría haber ayudado notablemente a la disminución de pérdida de puestos de trabajo, así como a incentivar a emprendedores a montar su negocio, y a controlar los riesgos que los bancos asumieron concediendo créditos. Así vemos lo importante que es una segunda oportunidad para no llegar al fracaso, cierre de la empresa o tener una deuda que no se diluye a pesar de ceder el activo, piso.  Declararse en quiebra no es tabú, ¡es una segunda oportunidad!

Fuente | Valor o Crecimiento

Foto| Miami Bankrupcty Law

En QAH | ¿Por qué es tan importante lo ocurrido en Chipre? | ¿Qué es el concurso de acreedores? | Vídeo: ¿Qué es el concurso de acreedores?

 

 

 

RELACIONADOS