Historia 


Trece colonias británicas declararon, tal día como hoy, su Independencia

El 04 de julio de 1776, hace 235 años, la que luego sería la nación más poderosa de la Tierra, declaraba la Independencia de su metrópoli, Gran Bretaña, en el marco de una guerra contra los impuestos tiránicos ingleses que desembocaría en la conformación de la primera nación independiente de América, siendo un espejo para los movimientos independentistas que van a producirse en el continente a partir del siglo XIX.

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos, leída solemnemente en Filadelfia, constituye todavía hoy uno de los textos más innovadores y trascendentes de la Historia Contemporánea. En él quedaron proclamados dos principios básicos que recogieron posteriormente los grandes textos sobre derechos fundamentales: libertad e igualdad; y no podemos obviar la influencia que en su redacción tuvieron las ideas de la Ilustración, que recorrían Europa con celeridad y que germinarían, entre otras, en la Revolución Francesa.

El Congreso de Filadelfia, siendo el primer órgano de autogobierno estadounidense, había nombrado el 11 de junio un “Comité de los Cinco“, con el objetivo de que redactasen la declaración. Fueron John Adams (Massachusetts), Benjamin Franklin (Pennsylvania), Thomas Jefferson (Virginia), Robert R. Livingston (Nueva York) y Roger Sherman (Connecticut). La comisión, después de debatir las líneas generales que el documento debería seguir, decidió que Jefferson escribiría el primer borrador, que fue presentado por el héroe estadounidense el 02 de julio, y aprobado por el Congreso tal día como hoy.
De acuerdo con la Declaración, las Trece Colonias formarán una República, regida por un Presidente y una Asamblea, elegidos ambos por todos los habitantes mayores de edad en Sufragio Universal. Se había instituido, pues, un régimen democrático, fijándose los derechos y deberes de gobernantes y gobernados en una ley fundamental o Constitución.
Aunque el texto íntegro resulta de una clarividencia y una trascendencia histórica casi sin igual, no es sino en el Preámbulo donde se conjuga y resume la filosofía general que acompaña al nacimiento de la Nación. Filosofía, como antes dicho, en base a la Ilustración europea y aplicada, por primera vez en la Historia, en el ámbito político. Aquí se otorga, asimismo, el derecho a la Vida, a la Libertad y a la Felicidad: es el primer documento histórico en el que se reconocen los derechos humanos más fundamentales. El preámbulo, redactado por el genio Jefferson, dice así:

“Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios, el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que los gobiernos establecidos hace mucho tiempo no se cambien por motivos leves y transitorios; y, de acuerdo con esto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia mediante la abolición de las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objetivo, evidencia el designio de someterlos bajo un despotismo absoluto, es el derecho de ellos, es el deber de ellos, derrocar ese gobierno y proveer nuevas salvaguardas para su futura seguridad.”
John Locke, uno de los máximos filósofos de la época, está muy presente en este preámbulo a la Declaración. Su máxima del republicanismo se encuentra aquí perfectamente expresada, y el concepto de derecho a la libre determinación que las personas tienen para sí debido a “la ley natural de los pueblos”. Como decíamos, la Declaración de Independencia es un documento esencial para entender nuestra Historia Contemporánea. No sólo significó la conformación de la que será la nación más poderosa, sino que fue un ejemplo para todos los movimientos políticos de todo el mundo (desde la Revolución Francesa hasta la Independencia de Latinoamérica), y, a su vez, el primer y efectivo triunfo de la Razón en un experimento gubernamental.

 

RELACIONADOS