Trending 


¿Decidir hacer inversiones en países alternativos en lugar de en los BRICS?

Hace más de una década que se viene utilizando el término BRICS, para referirse a los países que económicamente cuentan con un mayor potencial de crecimiento. Utilizando sus iniciales, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica configuran esta denominación que supone la condición de “país recomendado” para invertir, algo que les hace atractivos y objetivo de muchos intereses. Pero no son los únicos.

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/88526/invertir-paises-alternativos-vez-hacerlo-brics"]

Tener presentes a otros estados, nuevos candidatos a formar parte de este selecto grupo, es una opción que muchos no descartan. El hecho de decidir invertir en los BRICS no es sinónimo de éxito asegurado y arriesgarse a escoger otros países tampoco significa errar. Para muchos inversores potenciales lo importante es el potencial y la calidad del proyecto a emprender, así como la profesionalidad de las personas que lo conforman, sin tener en cuenta cuál es el lugar o la nacionalidad que va a acoger la iniciativa. Se trata de dar prioridad a otros factores y no sólo al país que va a albergar el negocio.

globe-71443_640En este sentido, no sólo es cuestión de priorizar el factor del capital humano y las capacidades, sino de ser realistas. Durante la primera década del siglo XXI hubo un crecimiento desorbitado, promovido por el dinero fácil. La gran parte de los países que despuntaron entonces –en concreto Brasil, Rusia, India y China- han sufrido una desaceleración visible, según sus datos económicos. Hoy, la economía global se caracteriza por un crecimiento moderado, desigual y que ha permitido la aparición de países, antes desapercibidos, que constituyen nuevas promesas en el mundo financiero y empresarial. La pujanza de algunos estados, nuevos en este panorama, como Filipinas, Turquía, Indonesia, Tailandia, Polonia, Sri Lanka y Nigeria, entre los más destacados es, a juzgar por los expertos en materia económica, una circunstancia que hay que considerar.

Y tú, ¿qué opinas?

Por María Font

 

RELACIONADOS