Cine y Series 


¿Debe una serie continuar sin sus creadores?

Hace justo una semana el mundo de la seriefilia sintió una sacudida cuando el director David Lynch anunció su retirada del proyecto de resucitar la mítica serie Twin Peaks. Y, cómo no, lo anunció usando las redes sociales.

David Lynch y Mark Frost, creadores de la serie original, ya tenían un acuerdo con la cadena de cable Showtime, que incluía al actor protagonista (y también, imprescindible) Kyle MacLachlan. El proyecto constaría de nueve episodios situados en nuestros días como una continuación de los eventos de la serie de 1990. La dirección de todos los episodios recaería en Lynch. Pero, como podéis ver, escribo en pretérito…

Laura Palmer - Twin Peaks

Laura Palmer – Twin Peaks

Los motivos del abandono de Lynch son, en principio, económicos. Los guiones ya escritos por Lynch y Frost requerirían más millones de los que Showtime estaría dispuesta a desembolsar. Esto es algo muy común en toda preproducción, lo cual conlleva a negociaciones y ajustes: actores con menos caché, menos episodios, etc.

Es difícil imaginar Twin Peaks solamente con el agente Cooper, su café negro como la noche y los pasteles de cereza. Porque Twin Peaks es una serie de personajes y sus circunstancias en el onírico mundo de Lynch y Frost. Aún así, todos los que vivimos la mítica serie de los años noventa, que fue precursora del fandom y de la promoción mediática por parte de las cadenas de televisión, nos entusiasmamos con la idea. Por muchos motivos, principalmente, porque Twin Peaks es una serie que no se cerró bien. Pero, sobre todo, porque la continuación de Twin Peaks venía acompañada de sus creadores originales, tanto en el guión como en la dirección.

La respuesta oficial de la cadena dejó claro que nunca ha cerrado la puerta a las exigencias de David Lynch. Y puede que todo sea una maniobra del director de Mulholland DriveTerciopelo Azul para poner toda la presión sobre los hombros de Showtime, fans mediante. En cualquier caso, ¿debería el proyecto seguir adelante sin David Lynch? Y la pregunta debería generalizarse: ¿debe continuarse todo proyecto de ficción televisiva cuando sus creadores salen de la producción?

El asunto ha sacado a flote una pregunta ya planteada en situaciones semejantes del mundo de las series de televisión. Muchas veces se han continuado, o resucitado, series con un equipo de creadores originales distintos. Recordemos, recientemente, el ejemplo de la comedia Community, cuando NBC despidió a su showrunner, Dan Harmon, para, un año más tarde, volverle a contratar. La temporada sin Harmon se notó profundamente, a pesar de que el elenco de actores seguía siendo el mismo.

Personalmente, pienso que continuar series de manera artificiosa es un error y nunca deberían continuarse series sin sus creadores. Me encantaría ver una tercera temporada de Twin Peaks, pero nunca sin David Lynch ni Mark Frost.

Foto | IMDb

En QAH | Regreso aTwin Peaks

RELACIONADOS