Economía y Empresa, Jurídico 


¿Debe ser el sector farmacéutico un negocio privado?

farmacia¿La empresa privada se rige solo por la obtención del máximo beneficio o debe seguir objetivos de interés general, sobre todo cuando se trata de empresas que se les supone que velan por la salud de la población?

Si las empresas farmacéuticas deben velar antes por la salud pública que por la simple maximización de beneficios ¿es lógico dejar este sector en manos de la iniciativa privada? Últimamente corren más que rumores que dicen que las farmacéuticas no investigan con el objetivo de erradicar enfermedades(buscando medicamentos que curen definitivamente) sino que más bien buscan clientes que les reporten beneficios de forma más o menos recurrente(investigan para obtener medicamentos que palíen enfermedades).

¿Se imaginan que hubiese medicamentos muy efectivos que permitieran prescindir de otros medicamentos complementarios y redujeran el tiempo de tratamiento y coste global del tratamiento?¿Hasta qué punto compiten las farmacéuticas por conseguir el medicamento más eficaz y barato? ¿Realmente interesan a las farmacéuticas tratamientos eficaces y lo más económicos posibles o buscan la maximización de beneficios aunque sea a costa de la salud de la población?

¿Sabían ustedes que muchas de las enfermedades se evitarían o se paliarían simplemente teniendo una dieta equilibrada y haciendo ejercicio moderado, siendo más eficaz que muchos fármacos que nos aconsejan los médicos? Por algo Hipócrates decía : “Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento”.

¿Sabían ustedes que la mayoría de los enfermos están sobre-medicados, sobre todo entre la población de mayor edad? ¿Podemos ver realmente a nuestro médico como a alguien que vela realmente por nuestra salud sin tener intereses particulares en que se sobre-medique a los enfermos?¿Medican los médicos en base sólo a sus conocimientos científicos o en base a consejos de los visitadores médicos que les han trasmitido las farmacéuticas?

¿No han tenido nunca la impresión que los médicos sobre-dimensionan los efectos positivos de los medicamentos y minusvaloran los efectos adversos de los mismos que tildan de secundarios? ¿No han tenido nunca que tomar ustedes mismos la decisión de no tomar un medicamento recetado por el médico ante la evidencia de que los efectos adversos y tildados de secundarios son tan primarios como el efecto que se le supone al propio medicamento?

¿Cuáles creen ustedes que son los tipos de medicamentos cuya eficacia es más dudosa?

Seguro que muchos de ustedes saben a qué tipos de fármacos se les tiene menos confianza, entre otras razones porque el diagnóstico de el tipo de enfermedades para las que se usan es muy difícil de diagnosticar.

¿Por qué los visitadores médicos no sólo convence al médico de que receten su medicamento con las pruebas objetivas de su eficacia y tienen que recurrir a regalos,viajes,etc.?

¿Hasta qué punto el médico es objetivo al recetar un medicamento?¿Tiene la información necesaria y actúan con criterios científicos a la hora de decidir qué medicamento recetar?¿Y la administración pública qué papel tiene en este tema?¿O simplemente cierra los ojos?

Recordemos que el gasto sanitario es uno de los gastos más importante en casi todos los Estados.

La política sanitaria probablemente es una de las políticas más difíciles de gestionar por nuestros políticos, entre otras razones porque las farmacéuticas pueden ser consideradas como uno de los lobbies (Grupos de presión y opinión) más influyentes sobre los políticos.

Volviendo a la vertiente económica del tema hay que decir que el mercado de medicamentos es uno de los más complicados y caprichosos que existe, ya que la demanda de medicamentos se puede decir que es una demanda dirigida, donde el consumidor en la mayoría de las veces tiene poco que decidir. Este hecho junto a la existencia de las patentes que duran hasta 20 años, hace que el precio de los medicamentos sea un poco caprichoso y abusivo, al menos durante el tiempo de vigencia de la patente.
El mercado de fármacos,al menos durante el tiempo que dura la patente puede ser considerado como un mercado más que monopolista ,ya que no sólo controla la oferta sino que dirige la demanda mediante la influencia de los visitadores médicos sobre los médicos y de éstos sobre los pacientes.

Ya que el mercado de fármacos no se le puede considerar como un mercado en sí mismo, es lógico que esta actividad deba ser controlada por el sector público de forma estricta, exigiendo a nuestros políticos un sector farmacéutico que tuviera como objetivo único la salud pública y no el beneficio privado.

¿Es ético que se pueda comerciar con la salud de la población?

Los mercados tienen fallos y no todo puede ser privado.

No se puede anteponer el beneficio privado a la salud pública.

Imagen| Farmacia

En QAH|“El fármaco que cura del todo no es rentable”; Erradicar la enfermedad no es nuestra responsabilidad;

RELACIONADOS