Trending 


¿Debe la memoria ceder espacio al razonamiento en la educación de nuestros hijos?

Se suele decir que la memoria es la inteligencia de los tontos.  Y más todavía en los tiempos que corren, en los que parece que la mayoría de expertos, padres y educadores abogan por un sistema educativo orientado a reforzar habilidades como la creatividad, la inteligencia emocional o la empatía en detrimento de la memoria “pura y dura”.

La mayoría identificamos la memoria como un acto de repetición, sin comprensión. Pero esto no es así, memorizar exige entender, al menos, el porqué y para qué memorizamos.  Nadie podrá rebatir el hecho de qué la memoria es una habilidad del ser humano que puede aumentarse mediante su ejercicio desde edades más o menos tempranas.  Nos servirá para más o menos, pero es incuestionable que la memoria es útil e imprescindible.  ¿Quién no ha maldecido alguna vez su falta de memoria o se ha quedado admirado por la memoria de otro? ¿Quién no ha esbozado alguna sonrisa cuando ha enumerado en perfecto orden un bloque de datos más o menos útiles?

notepad-302288_640Memorizar nos exige una cantidad de tiempo exagerada para lo que, a cambio, aporta en la formación de la capacidad de razonamiento del alumno; esa capacidad a la que parecen estar orientados todos los sistema educativos que vienen implantándose a nivel global en colegios e institutos.  Por ello, y para muchos, memorizar debería pasar a ser una actividad complementaria subordinada a la principal, que es el perfeccionamiento de la capacidad para razonar de los alumnos.

 

Ahora bien, tampoco se debería de prescindir de la memoria, ya que es la memoria la que nos proporciona en forma de conceptos la munición necesaria para iniciar y conseguir todo proceso de razonamiento.  Nos proporciona los elementos con los que debemos pensar.  El razonamiento en el “vacio” o puramente verbal tiene muchos riesgos y conviene equilibrarlo con experiencias concretas para evitar divagar en circunstancias importantes.  La memoria es por tanto una habilidad importante por ser imprescindible para el correcto desarrollo de todo proceso de razonamiento.

Por último, y no por ello menos importante, esta la irrupción de Internet en nuestras vidas.  Desde entonces parece que la memoria ya no ofrece las prestaciones que antes prometía. A efectos prácticos y, en nuestro día a día, muchos nos planteamos qué sentido tiene hacer perder el tiempo a nuestros alumnos en memorizar datos que tendrán a mano en cualquier momento de sus vidas.  ¿No deberíamos acotar el tiempo que invertimos en mejorar la memoria de los alumnos y dedicarlo al desarrollo de otras habilidades de mayor importancia para su futuro?

¿Tú qué opinas?

Por Juan Canut

 

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/88006/educar-alumnos-razonar-no-solo-memorizar"]
RELACIONADOS