Trending 


¿Debe estudiarse el master que nos de más dinero?

Decidir estudiar un master implica tres consideraciones fundamentales: el aumento de conocimientos, el coste del curso y las posibilidades que se ofrecen de ganar más dinero tras hacerlo. Evidentemente son unos estudios que cuestan dinero. En caso de elegir un MBA, master de nivel superior, si se escoge entre los más prestigiosos la cifra a abonar no baja de los 50.000 euros. Se trata de una inversión económica considerable a la que hay que sumar otra clase de inversión: el tiempo.

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/96866/ivan-bofarull-estudiar-master-que-da-mas-dinero-si"]

 

Cuando se realizan estos estudios a jornada completa se emplea todo el tiempo disponible, es decir, se deja de trabajar en el empleo habitual de manera eventual, con lo que no se percibe el sueldo habitual. Esta situación requiere de una planificación previa y, visto el sacrificio que supone, de una cierta seguridad en que los resultados van a ser buenos y no sólo vamos a aumentar nuestros conocimientos, sino que vamos a ser recompensados con mayores dividendos salariales en nuestro trabajo.

sudolariwojimaMuchas personas erran a la hora de elegir que master hacer. En caso de estudiar uno “promedio” disminuye el valor del curso y, en consecuencia, las expectativas futuras que se puedan pretender. Es preciso pararse a pensar detenidamente cuál hacer, dónde y cómo para sacar el máximo rendimiento al master que nos va a quitar parte de nuestro tiempo y dinero. Reflexionar antes de realizarlo evita en gran medida decepciones y puede implicar la diferencia entre dar un nuevo prometedor rumbo a nuestra carrera profesional o estancarse definitivamente en ella. Saber que se tienen grandes probabilidades de ganar más dinero en consecuencia no es el único motivo para esta clase de cursos, pero sí uno de los más anhelados. Nuestro presente y futuro laboral pueden cambiar radicalmente gracias a un master y por eso no hay que tomarse a la ligera los motivos que nos lleven a ello.

 

Y tú, ¿qué opinas?

Por María Font Oliver

RELACIONADOS