Tecnología y Social Media 


De un puñado de arena al microprocesador

Gracias a él, puedo escribirte este artículo, y tú puedes estar leyéndolo. Es uno de los elementos más importantes de los ordenadores y al mismo tiempo insignificante a simple vista por su pequeño tamaño.

Veamos cómo se construye:

Obleas y cilindros de silicio

El material utilizado para hacerlos es el Silicio que se extrae de la arena.Su elaboración comienza haciendo un cristal de 20cm de radio por 1,5 metros de alto, con un total de más de 200Kg. Para ello, la arena de silicio se calienta a muy altas temperaturas (entorno a los 1400°C). Tras ser conformado este gran cristal, se procede a “esculpir” un cilindro perfecto, del que se irán cortando a “lonchas” (llamadas obleas o wafer) de un espesor inferior a 1mm.

Una vez hechas las obleas, se pulen y limpian hasta tener una superficie completamente estéril y lisa. El siguiente paso es comprobar si realmente está en perfecto estado para proceder al “dibujado” de los circuitos integrados que conformará nuestro microprocesador. El encargado de dar el OK definitivo es un láser que detecta imperfecciones en la superficie de una milésima de micrón; si todo es correcto, se “dibujan” los circuitos ya citados.

El “dibujado” consiste en ir “imprimiendo por capas” sucesivas plantillas sobre la oblea. El wafer u oblea se recubre con productos químicos que al entrar en contacto con la luz UV se endurece. Por ello, se pone la plantilla de tal forma que la luz ultravioleta proyecte su imagen en la superficie de la oblea (como si de un proyector de filminas se tratase) quedando impregnado en ella el diseño de la plantilla. El proceso se va repitiendo capa a capa hasta conformar todo el circuito del microchip. Todo el transcurso de “dibujado” es conocido como litografía y se realiza en unas condiciones de extrema pureza para evitar cualquier imperfección.

Se elaboran un total de varios cientos de microchips por oblea.

El siguiente paso es comprobar su correcto funcionamiento y cortar los microchips para colocarlos uno a uno en  pequeñas placas con multitud de pines, recubriéndolo con una cápsula protectora.

Se ha finalizado la fabricación de nuestro microprocesador.

Esta minuciosa elaboración, desde el puñado de arena hasta el microprocesador, tarda en realizarse entre 2 y 3 meses. Veamos los tres meses en 8 minutos:

Vía | Neoteo

Más información | Traslaciencia5radio

Imágenes | Obleas

Víedeo | Youtube: microchip

En QAH | El Grafeno, el material del futuro.

RELACIONADOS