Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


De trabajador a profesional

La excelencia del profesional

La excelencia del profesional

¿Cuál es la diferencia entre un trabajador y un profesional? La diferencia no está en el nivel de preparación, la formación, la especialidad… La diferencia entre un trabajador y un profesional está en la excelencia. Por ejemplo, de hacer una reforma en el baño, no es lo mismo que lo haga un trabajado a que lo haga un profesional: éste descubre lo que quieres, te ofrece alternativas, se ajusta al presupuesto y cuida los detalles.

El profesional disfruta de su trabajo, o fluye, como dice Mihaly Csikszentmihalyi. Y al poder  disfrutar con el trabajo encuentras soluciones alternativas y creativas ante las dificultades, te adaptas a los cambios, puedes ser productivo y adelantarte a las situaciones. No es una visión “happy” de la vida, es una cuestión de actitud. ¿Quién no ha tenido un mal trabajo,  un mal jefe, o un mal compañero? Pero podemos decidir cómo afrontamos esa situación. Vicktor Frankl dijo un a vez: “ lo que nos hiere y nos daña no es lo que sucede sino nuestra respuesta a las situaciones” y Vicktor Frankl pasó por situaciones muy duras en los campos de concentración.

La actitud se puede ir trabajando poco a poco, cambiar de actitud es un proceso, con pequeños ejercicios. Pero es clave para dejar de ser un trabajador y convertirte en un profesional, porque te permite dar otro enfoque a tu trabajo. Es otra alternativa, tu trabajo te puede gustar o no, pero si introduces un cambio en tu actitud, lo que no te gusta puedes convertirlo en un reto. Puedes buscar con qué parte de tu trabajo disfrutas más o descubrir cómo hacer que el mal jefe que tienes no te robe toda tu energía e ilusión.

Otra de las posibilidades para introducir la excelencia que cambia de trabajador a profesional, es tener un objetivo, bien puede ser conseguir más clientes, un puesto mejor, o tener buenas referencias para cambiar de trabajo. Los objetivos son metas que nos permiten ir superando las dificultades que nos vamos encontrando. Son retos que nos animan a seguir hacia delante y nos van indicando un camino. Puede que incluso se modifiquen en el trayecto pero son impulsores para convertirnos en excelentes profesionales de nuestro trabajo.

Y no quiero dejar de mencionar en este paso de trabajador a profesional a los mentores, esas personas que son ejemplos para nosotros, que nos trasladan su experiencia, su saber hacer. Busca una persona que disfrute de su trabajo y observa como lo hace.

Más información | Generando Talento

Foto| Naciones Unidad

RELACIONADOS