Cultura y Sociedad 


De paseo en una moto Guzzi

2011 acaba de dejar atrás y en mi memoria un paseo en moto desde Sevilla a Lisboa y los 90 años que cumplía moto Guzzi.

Quiero estrenar el año en QAH con un breve acercamiento a la historia de esta nonagenaria marca de motos italiana que ha sabido y conseguido adaptarse a los cambios del mercado conservando su filosofía y encarando con entereza las rápidas transformaciones vividas por la industria en el último siglo.

Estamos en 1921 en Mandello del Lario cuando Carlo Guzzi, Giovanni Ravelli y  Giorgio Parodi, tres aviadores italianos, amigos de esos que hacen las guerras que se acaban y amantes de las motos, deciden poner en marcha la que sería una de las marcas icónicas para los amantes de las dos ruedas. Carlo Guzzi como diseñador, Parodi en la parte financiera y Ravelli como piloto. El símbolo elegido,la famosa águila de alas desplegadas, serviría más tarde como logo para recordar al propio Giovanni Ravelli, quien perdió la vida en un accidente aéreo poco antes de convertirse en el tercer socio de la empresa.

Cuando ir en moto se convertía en todo un acto de heroísmo deciden construir la moto ideal y así nace la Normale, el primer modelo comercializado con 8 CV de potencia y una velocidad máxima de 80 km/h. Como pionera, dispone de un caballete central que más tarde será adoptado por el resto de fabricantes. Se construyen 17 motos al precio de 8500 liras y para darla a conocer y exponer sus novedosas prestaciones sólo existía entonces una única vía, la competición.

Y si algo ha marcado la historia de Moto Guzzi ha sido la competición, una imagen que nada tiene que ver con la de hoy día y aunque al igual que otras marcas se vio obligada en 1957 por la falta de recursos a abandonar las carreras, dejó a sus espaldas 14 títulos mundiales de velocidad además de 11 Tourist Trophy en la Isla de Man con el añadido de haber sido la primera máquina no inglesa en ganar el TT gracias a la V-Twin de 500 cc .

Su primer éxito comercial sería  la Guzzi G.T y algo más tarde, ya en 1939 lo hará con la Airone 250  una de las motos que alcanzó mayor popularidad en Italia durante casi una década.

Pero también se adaptó a los años de estrecheces y tras la II Guerra Mundial lanza una moto económica la 65cc que se conocería como “saltamontes” en España, también comenzó a fabricarse a través de ISA (Industrias Subsidiarias de Aviación) en Sevilla  donde se comercializaría bajo el nombre de  Moto Guzzi Hispania, se vendieron a un precio de 10.000 pesetas algo que agradeció una España sumida en una terrible Guerra Civil.

Y tras convertirse en uno de los mas consolidados y grandes fabricantes italianos en 1966 se produce su quiebra y es así como se crea la nueva empresa SEIMM que será la encargada de la creación del motor de cilindros transversales en V a 90 grados con el que hoy se identifica a la marca, más tarde pasaría a las manos de Alejandro de Tomaso y Aprilia acabando en manos de Piaggio quien ha renovado la marca respetando sus grandes modelos.

Moto Guzzi consiguió poner la motocicleta al alcance de todos, bajarla del pedestal de las competiciones y hacerla práctica y funcional. Supo además como pocas enlazar la innovación y la tradición siempre atenta a los detalles, principios que siguen vivos en sus modelos de hoy y que la convierten en algo más que una moto made in Italy, en un estilo de conducción y un estilo de vida.

Vía| gildemeistermotos

En QAH| “Bob” El nuevo consumidor: el caso BMW

Imagen| siempremotos, tecnocoches

RELACIONADOS