Coaching Profesional 


De noche

El asfalto de las aceras y las calles brillaba, seguramente habría llovido mientras ella estaba en el cine. También había anochecido, todo estaba totalmente oscuro. Sus pasos resonaban contra las paredes de los edificios. La película no era muy buena, aunque desde luego no le faltaba el suspense. Ni la violencia. ¡Menuda carnicería montan los ladrones en aquella pequeña tienda nocturna! Incluso asesinan a los viandantes que pasaban por delante, que no tenían culpa de nada, y a un gato que rebuscaba en una basura cercana.

Un escalofrío le recorre el cuerpo. ¿Pasarán esas cosas? Ella nunca ha visto un atraco a mano armada y menos un asesinato. Pero en las noticias y en los periódicos aparecen continuamente ese tipo de historias, así que debe ser que sí ocurren.

Una alcantarilla exhala su aliento de humo, se oye una sirena en la oscuridad y un gato salta de un contenedor. Es el mismo gato que aparecía en la película, junto a la tienda que abre 24 horas, la misma que atracan los ladrones con pistolas. La tienda está un poco más adelante, a apenas diez pasos de distancia. Ella se queda petrificada. Se le bloquean las piernas, no se puede mover, tampoco puede gritar ni correr. De pronto, igual que en la película, sale uno de los atracadores. Le apunta directamente con la pistola. El gato empieza a maullar…

 

Imagen| Alcantarilla

RELACIONADOS