Patrimonio 


De la gamberrada al Arte, al Arte de la gamberrada

Grafiti en el ámbito rural, obra de Parsec!

Grafiti en el ámbito rural, obra de Parsec!

En nuestras ciudades nos solemos encontrar ante pintadas, más o menos estéticas, mejor o peor realizadas, invadiendo las fachadas públicas y privadas junto con el mobiliario urbano. Aunque no es un hecho exclusivamente urbanita, también lo experimentan las zonas rurales, como es el caso del pueblo zamorano de Castrogonzalo en el que Antonio Feliz, alias Parsec!, artista y grafitero de gran reconocimiento nacional e internacional, ha transformando el municipio, a través de su arte urbano en el ámbito rural.

Éstas son pinturas callejeras, frecuentemente anónimas; compuestas por dibujos y mensajes que proliferan, generalmente, de manera abusiva e indiscriminada en muros de edificios y mobiliario urbano. De considerarse una ‘gamberrada’ de jóvenes, surgida en los años 60s en Nueva York, el graffiti (término que designa este tipo de pintura mural) ha experimentado una evolución hasta considerarse verdadero arte urbano.

Inscripciones de época romana en el templo de File, Egipto: "B.MURE STULTUS EST".

Inscripciones de época romana en el templo de File, Egipto:
“B.MURE STULTUS EST”.

Esta expresión artística existe en todos los periodos históricos. La pintura mural ya surge en la Prehistoria. Del Imperio Romano se han encontrado numerosas caricaturas, dibujos e inscripciones sobre muros. De la Italia del siglo XVI, los Madonnaris, artistas itinerantes, realizaban ilustraciones de la Virgen María (Madonnas, de ahí su nombre) con grises y carbones sobre cualquier superficie a cambio de unas monedas ofrecidas por los transeúntes. Los soldados imperiales franceses de Napoleón imprimieron la huella de su paso en las pirámides de Egipto. O Giovanni Battista Belzoni, personaje de la incipiente egiptología del siglo XIX, igualmente plasmó su inscripción.

Inscripciones de soldados de Napoleón en Egipto.

Inscripciones de soldados de Napoleón en Egipto.

Uno de los grafiteros más famosos del mundo es Banksy. Seguramente, en sus inicios, también sus grafitis fuesen tildados de ‘gamberradas’ que ensuciaban la vía pública. Actualmente se le considera un célebre artista por sus pintadas urbanas. Arte urbano que levantó polémica cuando, por accidente, fue destruida una de sus obras por unos trabajadores para dar paso a unas tuberías. Este suceso provocó la solicitud popular de un registro de arte callejero en Melbourne (Australia) para catalogar y evitar nuevos destrozos en más obras.

Grafiti de Banksy  dañado por unas obras (Melbourne, Australia).

Grafiti de Banksy dañado por unas obras (Melbourne, Australia).

Los grafitis, sin duda, conforman ya parte de nuestro paisaje urbano y han experimentado distintas tipologías de ejecución. Muchos son auténticas expresiones artísticas en la calle; otros, de dudoso valor estético. Unos son llamadas de atención hacia la gente; varios, hacen constancia de nuestra presencia en ese lugar. Algunos se ejecutan en lugares permitidos; pero, muchos otros, se pintan en sitios muy visibles e ilegales, dañando nuestro entorno urbano e, incluso, nuestro patrimonio histórico-artístico.

Pero, ¿se puede considerar todo grafiti como Arte? ¿Hay que preservar todo este arte callejero? ¿Dónde se encuentran los límites éticos y estéticos de un grafitero?… No obstante, a pesar de estas cuestiones que suelen surgir, durante todo este largo proceso, el grafiti ha evolucionado, de ser un ‘vandalismo histórico’, a formar parte del legado cultural y artístico; constituyendo parte de nuestro patrimonio histórico-artístico.

Vía| El Gancho

Más información| 20minutos, El PaísbARTElona, Wikipedia, RTVE

Imagen| Parsec!, Inscripción romana, Inscripción soldados de napoleón, Grafiti de Banksy

En QAH| Banksy, ¿arte o vandalismo?El lienzo de BerlínPompeya y la propaganda electoral en el mundo romano

RELACIONADOS