Historia 


De escaños y senadores: bancadas y ancianos

Con todo el lío de elecciones, sesiones de investidura, pactos y acuerdos de gobierno que hemos vivido en el último año, hemos estado continuamente sometidos a un léxico específico del mundo de la política sin darnos cuenta de lo cerca que seguimos estando del sistema político de la Antigua Roma. Hoy os traemos dos ejemplos curiosos para ilustrar este hecho: las palabras “senador” y “escaño”.

cicero

“Cicerón denunciando a Catilina ante el Senado”, obra del pintor Cesare Maccari, 1880.

La palabra senador procede del latín senex, es decir, anciano. ¿Quiere esto decir que los senadores están obligados a ser viejos? No, hoy en día ya no, aunque en muchos casos se cumpla. Pero en el pasado, muchas culturas consideraban la vejez un grado que otorgaba más experiencia y sabiduría, y por tanto eran precisamente los ancianos los más aptos para tomar las decisiones de un pueblo. Así se constituyeron grandes consejos compuestos por ancianos: encontramos ejemplos en la Antigua Grecia, en tribus indias, en milenarias culturas asiáticas e incluso en plena Revolución Francesa con el Conceil des Anciens. Pero, sin duda, el que más nos ha influido ha sido el de la Antigua Roma, donde este consejo recibía el nombre de Senado, y de ahí hemos heredado la palabra. Y no solo esa, sino que los propios senadores romanos se dividían en junior (los de menor edad) y senior (los de más edad), de donde hemos tomado la palabra “señor”.
Y ¿dónde se sienta un senador? Exacto, en un escaño. La RAE define la palabra escaño como “asiento de los parlamentarios en las cámaras”, o “puesto representativo en una cámara electiva”, que es el uso que hacemos a día de hoy de la palabra. Pero la definición que mejor se ajusta a su significado original es la de la primera acepción del diccionario: “Banco con respaldo en el que pueden sentarse tres o más personas”. Efectivamente, el scamnum, que es de donde procede la palabra, era un banco alargado con espacio para varias personas y con respaldo. Precisamente era en este tipo de bancos en los que se sentaban los senad

 

escanos

“Escaños” del Congreso de los Diputados español.

ores romanos, así que pronto se asimiló el asiento que ocupaban a su puesto o cargo. Los famosos “sillones” por los que discuten los políticos en televisión. Y es que con el tiempo ese incómodo banco alargado dio paso a confortables sillones individuales, hoy incluso con una pantalla frente a ellos, pero han seguido llamándose escaños. Curiosamente, periodistas y políticos siguen recurriendo a este tipo de lenguaje sin caer en la cuenta de reminiscencias del pasado como hablar de “bancada” (bancada socialista, bancada popular, etc.) cuando ya no existen bancos.
* Vía|ORTEGA MORÁN, A. (2014): Cápsulas de lengua: Historia de palabras y expresiones. Monterrey, México.
* Imagen|Escaños del Congreso de los Diputados, Cicerón denunciando a Catilina.
* En QAH|¿Cuál es el significado histórico del término “investidura”?Instituciones políticas celtas e ibéricas: analizando sus fuentesCampesino, General, Dictador, Héroe.

RELACIONADOS