Historia 


De conquistador español a líder de la resistencia maya

Hoy os presento a Gonzalo Guerrero, protagonista de la mayor aventura contada por un Conquistador.

Gonzalo nació en Palos de la Frontera (Huelva) en 1470, a sus 20 años, ingresó en el ejército castellano participando en la conquista de Granada de 1492 como arcabucero.

Pero su vida en el ejército no hacía más que comenzar, al acabar la campaña, no dudó en seguir al Gran Capitán a Nápoles, participando en las campañas de Fernández de Córdoba contra los franceses.

Tras sus campañas en Europa, y viendo las riquezas de los que se aventuraron al Nuevo Mundo, movido por la sed de gloria y oro, Gonzalo partió hacia las Américas en compañía de grandes exploradores, pero a su llegada, tan solo se encontró luchas de los caciques locales (que era más bien guerras) por la soberanía de esas tierras, y por el beneplácito real para gobernar Nueva Andalucía (por aquel entonces solo Panamá). Las riñas de los caciques convirtieron la zona en caos, y llegaron a oídos de Núñez de Balboa. Balboa acogió a Gonzalo como uno de sus capitanes, y logró estabilizar la situación. Tras descubrir el Pacífico y fundar una ciudad, Balboa devuelve a Gonzalez Guerrero a La Española para hacerse cargo de un Galeón (previamente había sido capitán de Nao).

Yendo a La Española, la nao en la que iba naufraga por una tormenta torrencial. Se consiguen salvar 20 pasajeros en una balsa. Entre ellos Gonzalo, para sobrevivir al calor y la falta de víveres, deben practicar el canibalismo. De los 20, tan solo 8 llegan a tierra, pero no a tierras amigas, sino a la península del Yucatán, una inhóspita jungla, hogar de hostiles tribus mayas. Dieron con la peor de ellas, la más sangrienta: los Cocomes. Los Cocomes (fieles a su nombre), los capturaron y se comieron a cuatro de ellos. Al resto, lo meten en jaulas para engordarlos para un futuro festín. Conociendo su nefasto destino, los cuatro españoles hacen lo posible por escaparse. Al escaparse, se topan con los Tutul Xiues la tribu enemiga de los Cocomes que unas décadas antes había arrasado sus ciudades y asesinado a la familia real Cocoma. Allí, (en la actual turística Playa del Carmen) Taxmar, el cacique de los Tutul Xiues, los dona como esclavos a su Sumo Sacerdote, Teohom. Que los explota a trabajar hasta tal punto que mueren dos de ellos. Taxmar, el líder de la tribu, les convoca para luchar contra sus enemigos junto con el resto de la tribu en varias ocasiones, en las que descubre su valor y novedosa forma de lucha. Cuando tan solo quedan vivos del naufragio Gonzalo Guerrero y Gerónimo de Aguilar (un clérigo), Taxmar, el cacique reclama a los esclavos que preveía que iban a caer muertos ante los trabajos de su sumo sacerdote. Taxmar los incorpora a su consejo, y es muy buena idea pues Gonzalo es un militar muy experimentado e instruye a los indígenas con las tácticas de guerra que conoce, incluyendo una rudimentaria falange macedonia, les imparte clases de estrategia militar innovando 17 siglos de repente. Gracias a estas tácticas, los Tutul Xiues consiguen derrotar a los Cocomes para siempre. Con esta victoria, Guerrero consigue fama por sus hazañas en el mundo Maya, y es enviado al líder de la federación maya (una especie de rey), llamado Balam. A pesar de que sigue siendo un esclavo, Guerreo se hacen muy amigo de Balam (rey Maya), y comparten toda su sabiduría sobre la guerra. Un día, Guerrero le salva la vida al rey maya cuando le ataca un cocodrilo, y éste le otorga la libertad.

Gonzalo Guerrero, antes y después

Gonzalo Guerrero, antes y después

Tras la su liberación, automáticamente, Guerrero se convierte en un general cotizado y amado por los Mayas. Sigue su carrera militar codo con codo con los mayas, se vanagloria de sus victorias y se deja hacer los tatuajes de su rango. Su carrera llega a su punto máximo al casarse con la heredera de un poderoso Balam (rey), reino que dominaba nada menos que Chetumal, hoy en día, la capital del estado mexicano de Quintana Roo.

Como líder maya, se comportó muy bien, involucrándose en todos los acontecimientos rituales, incluido el sacrificio de una de sus hijas en el Chichen Itzá para paliar una plaga de langostas.

Pasados ya más de 7 años desde su llegada a Yucatán como náufrago, comenzaron a llegar expediciones españolas al Yucatán. Según contó posteriormente su compañero Aguilar, Guerrero contribuyó a derrotar, mediante una emboscada, la expedición de Francisco Hernández de Córdoba, causando su propia muerte.

Gonzalo como Maya

Gonzalo como Maya

Desde entonces, Guerrero preparó a sus hombres para el combate contra españoles. Así, dos años más tarde, pasó por la zona la expedición española de Hernán Cortés con destino Centroamérica, y al escuchar que en aquella zona vivían dos españoles, los mandó buscar. Gerónimo de Aguilar, aun vivía, y muy contento de salir de su cautiverio (aún era esclavo), regresó con los suyos, sirviendo de intérprete a Cortés en su expedición. Sin embargo, Gonzalo Guerrero decidió quedarse con su familia, era un rey maya y se debía a su pueblo, que le respetaba y le amaba. Atónito por toda la historia, y la negativa de Guerrero, Cortés partió hacia el imperio Azteca.

Ya en 1527 combate contra Francisco de Montejo en su intento de conquista del Yucatán.

En 1531, engaña a Alonso de Ávila, que trataba de encontrar oro por la zona, y le hace creer que ha muerto.

Monumento a Gonzalo Guerrero en Mérida, en el Yucatán

Monumento a Gonzalo Guerrero en Mérida, en el Yucatán

Sin embargo, la muerte de Gonzalo Guerrero hace honor a su carrera, pues fue en una batalla contra españoles, en concreto contra Lorenzo de Godoy, mientras apoyaba a sus aliados de Honduras contra los conquistadores. Fue alcanzado por una flecha de ballesta y rematado con un arcabuz. Sus hombres lo apartaron del campo de batalla, y él les animó a que continuasen la lucha. Tras la batalla, durante la noche, sus hombres, siguiendo la costumbre maya, lo tiraron al río.

Durante la dominación española, fue considerado un traidor, pero tras la independencia, fue considerado el padre del mestizaje, y se han levantado monumentos a su memoria. Su historia permaneció tan latente, que hoy en día, en el himno de Quintana Roo, el estado de Yucatán, se le menciona.

 

 

Trailer del reportaje sobre la vida de Gonzalo Guerrero:

 

Vía|  Cervantes de Salazar, Francisco.. «Crónica de la Nueva España.».  – La Crónica de la Nueva España, de Cervantes de Salazar, puede consultarse en la web en www.readme.it; AGUIRRE Rosas, Mario, Gonzalo de Guerrero, padre del mestizaje iberomexicano, ED Jus, 1975, prólogo de Alfonso Tarracena. Supuesta autobiografía de Guerrero que dejaría escrita en unas pieles de venado, las cuales quedaron en manos de los mayas hasta 1935, luego pasaron a las de un coleccionista de D. F. Salvador Campos Jara afirma haber encontrado documentos del siglo XVIII que mencionan estos manuscritos en piel de venado de Gonzalo Guerrero; BELTRÁN Pérez, José, Ocho años entre salvajes, Mérida, Club del libro yucateco,1970; AGUIRRE, Eugenio (1986). Gonzalo Guerrero. México D.F: Secretaría de Educación Pública (SEP). Lecturas Mexicanas. ISBN 968-29-1060-9.

Más Información| Diego López de Cogolludo en su obra Historia de Yucatán(Madrid, 1688.); CHAMBERLAIN, Robert Conquista y Colonización de Yucatán 1517-1550, Ed. Purrúa, México; CEBALLOS Borja, José, Gonzalo Guerrero, 1990

Imagen| Gonzalo Guerrero; Maya; Estatua

Vídeo| Entre dos Mundos

RELACIONADOS