Trending 


¿Dar importancia a mis defectos físicos?

Nuestro cuerpo es la manifestación física de lo que somos y es igual de irrepetible que nuestro carácter o personalidad, quizá incluso más, porque esta última -a fin de cuentas- es fácilmente influenciable por el entorno, las experiencias y las personas, mientras que ciertas características físicas (la altura, las proporciones, nuestras piernas, ojos, orejas…) lo son menos; salvo que un cirujano estético les intente dar nueva forma.

 

belly-2354_640Ser demasiado crítico con nuestro aspecto físico, tratarse con crueldad, no ser capaces de observar nuestras imperfecciones con una sonrisa puede ser doloroso, autodestructivo y casi siempre inútil. Los humanos tenemos la mala costumbre de volvernos contra algo nuestro cuando no estamos satisfechos: desearíamos ser más morenos de piel o más pálidos, tener más pelo o menos pelo, ser más altos, más guapos, mucho más musculosos…

 

Puede que nuestra manía de compararnos con los demás, el querer ser cualquier otra cosa menos lo que somos nos lleve a pensar que un físico muy distinto cambiaría la historia. Sin duda es muy difícil aceptarse y mostrar gratitud hacia lo que somos las ocasiones que nos toca sufrir menosprecio, falta de cariño o burla. Para evitar que nuestra autoestima ‘naufrague’ es conveniente realizar con frecuencia el ejercicio consciente de equilibrar nuestros defectos y virtudes: “me desagrada mi nariz, pero a todos les gustan mis manos”.

 

Todos sabemos lo despiadada que puede llegar a ser la autocrítica, especialmente durante esos momentos de crisis personal que se dan en la vida. No pocos han llegado a caer en una espiral enfermiza y obsesiva que les lleva a ver defectos corporales donde no los hay. Iniciar una guerra contra nuestro propio cuerpo, puede desembocar fácilmente en una peligrosa espiral de despropósitos. Lo cual no quiere decir que no haya que hacer todo lo que esté en nuestra mano para que el cuerpo se mantenga en el mejor estado, durante el mayor tiempo posible.

 

En este sentido, es muy interesante la reflexión del cirujano plástico Martínez Murillo a la hora de hablar de la belleza cuando señala que el ser humano es capaz de introducir por sí mismo una variable (misteriosa) que “nada tiene que ver con unas determinadas medidas y la razón, y que es capaz de convertir en deseado y bello aquello que se desvía de los cánones”.

¿Y tú? ¿Qué opinas?

 

Por Miguel Olalquiaga

 

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/43461/aceptar-mi-cuerpo-tal-cual-es"]
[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/38201/ayudar-demas-es-forma-sentirme-mejor"]

 

RELACIONADOS