Neurociencia 


Daño cerebral y fútbol americano

Esta semana se da uno de los acontecimientos que revoluciona el deporte: la Superbowl. Este evento coincide con el estreno de la película “Concussion” o “La verdad duele” en la que se podrá conocer de manera filmográfica football-tackle-sports-injury-1336164033456la historia del Dr. Bennet Omalu y la “batalla” que llevó a cabo contra la NFL al ver las lesiones cerebrales que presentaban los jugadores de fútbol americano. El Dr. Omalu, especialista en neuropatología, desubrió en el año 2002 la enfermedad neurodegenerativa a la que denominó: encefalopatía traumática crónica (ETC) en el cerebro de un jugador fallecido. Cone este teérmino se hace referencia a una enfermedad invisible, casi imposible de diagnosticar en vida, que magulla el cerebro de los jugadores a dentelladas como consecuencia de los repetidos golpes en la cabeza que sufren durante sus trayectorias, hablamos de un traumatismo craneoencefálico crónico.

El jugador Junior Seau se suicidó a la edad de de 43 años con un disparo en el pecho. Las personas allegadas al jugador informaron que el jugador no “se sentía el mismo” y que no era capaz de reconocerse en el espejo. Había perdido memoria a corto plazo, no podía concentrarse en tareas sencillas, a menudo era incapaz de realizar cálculos matemáticos sencillos y según su círculo más cercano a veces cambiaba rápidamente humor, volviéndose violento. (https://brainsandconcepts.wordpress.com/2015/08/18/futbol-americano-y-cerebro/)

El caso de Andre Waters también fue estudiador por el Dr. Omalu.  Era un ex jugador que al igual que Seau sefootball-helmet-4774 suicidó. Al principio su muerte fue un misterio, pero tras examinar su cerebro, Bennet afirma que padecía una lesión cerebral provocada por el deporte y que ésa fue la causa de su depresión y, en última instancia, de su muerte. Determinó que el tejido cerebral de Waters se había degenerado hasta parecer el de una persona de 85 años, con características similares a los primeros estadios de una persona con enfermedad de Alzheimer. Omalu hablí de conmociones cerebrales. Éstas suelen ser causadas por un fuerte golpe en la cabeza agitando bruscamente el cerebro, que se mueve o incluso rebota dentro del cráneo. Los síntomas suelen ser periodos temporales de confusión, visión borrosa, pérdida temporal de memoria, naúseas…

En una entrevista realizada al neuropátologo, recalcó lo siguiente: “Estamos ante un problema de salud pública. Los deportes de contacto son un peligro para la salud, especialmente para los más jóvenes”. “Cualquier golpe puede dañar el cerebro de forma permanente”. “Cuanto más sufras existe una mayor probabilidad de que tu cerebro quede dañado para siempre”. Finaliza su análisis: “El problema es que es una enfermedad invisible, casi imposible diagnosticar en personas vivas, de ahí que resulte tan complicado para los investigadores demostrar la relación entre la enfermedad y el deporte. La patología, idéntica a la demencia pugilística, no es exclusiva del boxeo ni del fútbol americano, sino que  aparece en todo tipo de deportes de contacto.

Pasados los años, y tras numerosas investigaciones cambió su enfoque sobre el diagnóstico llegando a la siguiente conclusión:  “CTE se puede diagnosticar en una persona viva dependiendo de sus síntomas. Hay unas modalidades experimentales que actualmente se están llevando a cabo y que en el próximo año o dos, se podrán llevar a nivel comercial. Pero sí, CTE se puede diagnosticar en personas vivas”.

Vía|

https://brainsandconcepts.wordpress.com/2015/08/18/futbol-americano-y-cerebro/

http://www.hoylosangeles.com/deportes/losangeles/hoyla-fba-bennet-omalu-concussion-dice-la-verdad-de-los-golpes-en-la-cabeza-de-jugadores-de-la-nfl-20151223-story.html

http://www.ucdmc.ucdavis.edu/pathology/our_team/faculty/OmaluB.htm

RELACIONADOS