Jurídico 


Dación en pago y plusvalía (I)

Una de las medidas introducidas por el  RDL 6/2012 de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos consiste en imputar la plusvalía municipal que  correspondería al deudor hipotecado al banco acreedor de la hipoteca. En el presente artículo explicaremos cómo funciona este mecanismo recientemente ideado.

Al tratarse la dación en pago de una transmisión onerosa intervivos  el pago de la plusvalía correspondería al deudor hipotecario; sin embargo para no aumentar la carga del deudor hipotecado se elimina este gravamen con ciertas condiciones y no de forma general.

Así en la regulación de la plusvalía o  Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana se ha introducido un supuesto de sustitución del contribuyente. El sustituto será la entidad bancaria que adquiere el inmueble, además sin posibilidad de repercusión al contribuyente (el hipotecado que entrega su vivienda en dación en pago), según establece el nuevo art. 106.3 TRLRHL.

Dicho artículo nos reenvía al apartado 3 del Anexo del RDL 6/2012 que establece como medida sustitutiva de la ejecución hipotecaria la Dación en Pago de la Vivienda Habitual con las siguientes condiciones:

1.-En el plazo de doce meses desde la solicitud de la reestructuración, los deudores comprendidos en el ámbito de aplicación del artículo 2 del Real Decreto-ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos, para los que la reestructuración y las medidas complementarias, en su caso, no resulten viables conforme a lo establecido en el apartado 2, podrán solicitar la dación en pago de su vivienda habitual en los términos previstos en este apartado. En estos casos la entidad estará obligada a aceptar la entrega del bien hipotecado por parte del deudor, a la propia entidad o tercero que ésta designe, quedando definitivamente cancelada la deuda.

2.- La dación en pago supondrá la cancelación total de la deuda garantizada con hipoteca y de las responsabilidades personales del deudor y de terceros frente a la entidad por razón de la misma deuda.

3.-El deudor, si así lo solicitara en el momento de pedir la dación en pago, podrá permanecer durante un plazo de dos años en la vivienda en concepto de arrendatario, satisfaciendo una renta anual del 3 por cien del importe total de la deuda en el momento de la dación. Durante dicho plazo el impago de la renta devengará un interés de demora del 20 por cien.

4.- Las entidades podrán pactar con los deudores la cesión de una parte de la plusvalía generada por la enajenación de la vivienda, en contraprestación por la colaboración que éste pueda prestar en dicha transmisión.

RELACIONADOS