Economía y Empresa 


Curva de Laffer: recaudación y presión fiscal

Era una noche húmeda de 1974 que caía sobre la ciudad de Washington D.C., capital legislativa del mundo, y en la que las reuniones entre personas influyentes se suceden. En una de ellas, se comentaba la manera más eficiente en la que se podían optimizar los ingresos fiscales de los Estados, en concreto, de Estados Unidos. Sus protagonistas eran el por entonces presidente del país americano, Gerald Ford, y el economista Arthur Laffer, entre otros. La conversación proseguía cuando Laffer, ayudándose de una servilleta, dibujó una gráfica en forma de U invertida y que posteriormente se conocería como “Curva de Laffer”.

Como hemos dicho, es una curva en forma de U invertida que representa, teóricamente, la manera en la que evolucionan los ingresos fiscales de un Estado a medida que el tipo impositivo aumenta o disminuye. Realmente, lo que Arthur Laffer nos quiere hacer ver con su curva es que, a diferencia de lo que se podría pensar, llega un punto en la economía (distinto en cada Estado) en el que por más que la presión fiscal aumente no repercutirá en los ingresos del Estado procedente de los impuestos, y viceversa. Esta afirmación se soporta en los siguientes puntos:

  1. Una subida excesiva del tipo impositivo sobre las rentas del trabajo puede desincentivar a la población a trabajar, ya que buena parte de sus ingresos iría destinada a hacer frente a impuestos.
  2. Ocurre lo mismo con las empresas. Si el impuesto sobre sociedades en un Estado es demasiado alto, las empresas verán a dicho Estado como un lastre para su actividad. Decidiéndose por establecerse en otro lugares.
  3. Debido a una subida sobre el tipo del patrimonio, personas con gran patrimonio optan por llevar sus ingresos a otro país con tributación menor.
  4. En el caso del IVA, un aumento de dicho impuesto minoraría el consumo debido a la consecuente subida de precios.

Algunos ejemplos claros de que esta curva no sólo es un dibujo en una servilleta, sino que se lleva a la práctica, son los casos de Islandia o Irlanda.

En el primero, durante la década de los 90, se llevó a cabo en Islandia una reducción del tipo impositivo de más de 20 puntos porcentuales marcando un 18% y los ingresos fiscales, en este período se triplicaron (nos encontramos en la segunda parte de la curva). En el caso de Irlanda, más reciente, se decidió bajar la presión fiscal a las empresas, consiguiendo así que grandes marcas como Google o Apple eligieran Irlanda para establecer su domicilio fiscal en Europa. De esta forma, también consiguió aumentar la recaudación.

250px-Krzywa_Laffera_svg

La Curva de Laffer no deja de ser un modelo teórico que, en muchos casos, se puede observar en la realidad. En muchos casos se debería tener más presente a la hora de querer aumentar la recaudación de los estados, teniendo en cuenta de que el aumento de los impuestos no es la única vía posible. Para esto es fundamental comprender en qué momento se encuentra la economía de cada país.

 

Vía| Economy Blogs

Más información| Enciclopedia Financiera

Imagen| Wikipedia

En QAH| ¿La reducción de impuestos animará el consumo?

RELACIONADOS