Cultura y Sociedad, Historia 


Curiosidades Históricas: ¿Qué animales eran domésticos en el Antiguo Egipto?

El ser humano se ha hecho acompañar por animales domésticos desde la prehistoria y al igual que en la actualidad, los egipcios también tenían sus propios animales con los que compartir su tiempo.

El perro estaba domesticado desde los inicios del hombre pero no en la manera en la que hoy lo entendemos. En Egipto servía para la caza y no como animal de compañía. A veces eran usados en la guerra aunque no eran tan comunes como otros animales. Eran canes con el hocico largo con cierto parecido entre un galgo y un labrador. Para usarlos en las mismas tareas que al perro, los egipcios de la antigüedad intentaron domesticar a hienas y chacales aunque desistieron de ello al ver su falta de éxito.

Estatuilla egipcia que representa a la diosa Bastet.

Estatuilla egipcia que representa a la diosa Bastet.

El gato era pocas veces doméstico, aunque cuando lo era, tenía un carácter más asilvestrado que en la actualidad. Es un animal con un fuerte sentido religioso y de hecho la divinidad del hogar, Bastet, tenía cabeza felina. Eran animales apreciados pues acababan con las plagas de roedores que atraían tantas enfermedades. Habrá que esperar a la época grecorromana para que los gatos sean mimados como hoy en día.

Es curioso y destacable nombrar a un animal que el egipcio tenía en alta estima y que era bastante común encontrarlo en las casas de la época. El simio, más concretamente el babuino.

Es un simio bastante agresivo aunque era doméstico y el egipcio lo apreciaba pues tenía una valoración bastante positiva. Al amanecer, los babuinos emiten gritos cuando sale el sol y se entendía que este animal saludaba al dios solar Ra todas las mañanas, por lo tanto tenía, como otros tantos animales, un vínculo con la religiosidad egipcia y hasta la divinidad Babi tenía forma de babuino. Cuando los griegos tuvieron contacto con Egipto empezaron a denominar a este simio “cabeza de perro”.

Representación del dios  Babi. Divinidad de los atributos que debe poseer un faraón.

Representación del dios Babi. Divinidad de los atributos que debe poseer un faraón.

Si el babuino era un animal muy apreciado, uno de los animales más odiados por el egipcio era el cerdo. Se criaba y se comía pero su carácter negativo venía porque eran animales omnívoros y si no se cercaban y se mantenían controlados, podían arrasar con cualquier cosecha con la que se encontraran. Eran la encarnación del mal y animales muy desagradables. Aún así, eran usados para el abono de los cultivos y el sembrado de semillas. Casi nunca aparecen como un objeto religioso.

En cuanto al ganado bovino, (bueyes, vacas y toros) era el más apreciado por su leche y para los sacrificios religiosos, aunque solo controlado por la alta sociedad por su cara manutención. El ganado caprino era preferido al ovino ya que la carne de las cabras era mejor que la de las ovejas para confeccionar vestidos.

El caballo no existe en el Antiguo Egipto ya que es originario del Próximo Oriente Asiático. Se introducirá en la época del Imperio Nuevo (Siglos XVI al XI a.C.) y será empleado en la guerra y como símbolo de ostentación.

En Egipto se sustituía el caballo por el onagro, una especie de burro de mayor tamaño, que era usado para la guerra, aunque eran animales cobardes. También encontramos al asno, aunque eran más pequeños que los que estamos acostumbrados a ver, era el animal perfecto para el trabajo en el campo.

El camello llegará en una época muy tardía. (Siglos VII al V a.C.).

En cuanto a las aves, patos, ocas y gansos eran cazados por los egipcios. El halcón era venerado como un dios (Horus) y se usaba en la cetrería. El buitre también tenía una buena consideración y de hecho en el Egipto Antiguo la palabra “buitre” se dice igual que “madre”.

La sociedad egipcia vinculaba siempre los animales con su religión y estos eran apreciados u odiados dependiendo de la utilidad de los mismos. Se domesticaba siempre y cuando fueran animales que beneficiaran al hombre de alguna manera.

 

Vía| José Miguel Serrano y Joaquín Sanmartín, Historia Antigua del Próximo Oriente: Mesopotamia y Egipto, Madrid: Akal, 2008.

Más Información| Artículo del National Geographic sobre los animales egipcios.

Imágenes| Bastet, Babi.

RELACIONADOS