Especial El Bosco, Patrimonio 


Curiosidades del pintor maldito

Antes de hablar sobre el artista del mes, quería situaros en su época, a mediados del siglo XV y comienzos del XVI, lo que se ha venido a conocer como Baja Edad Media o Primer Renacimiento. En esta época la burguesía es la clase social más preeminente, surgida no hace mucho, formada por los artesanos y mercaderes que surgen en el entorno de las ciudades.

La vida del Bosco (nacido en 1450 y fallecido, como ya sabéis, en 1516) se desarrolla prácticamente a la vez que la de otro gran artista, en un lugar totalmente distinto de Flandes como era Italia; hablamos de Leonardo Da Vinci (1452-1519), padre del alto Renacimiento, arquitecto, matemático, pintor, escultor, cocinero… ¡muy polifacético el hombre! Da Vinci fallecería lejos de su hogar, concretamente en Francia, en la corte de Francisco I.

Por el contrario, nuestro amigo Jheronimus Bosch, vivió y murió en los Países Bajos. En los documentos de su ciudad natal, Bolduque, consta que le llamaban Jeroen Van Aeken, pero es en 1504, cuando recibe un encargo importante de Felipe el Hermoso en Bruselas, cuando firma dicho contrato como Jheronimus llamado Bosch, por el nombre de su ciudad en neerlandés: Bolduque no es otro que es‘s-Hertogenbosch o Den Bosch, literalmente, Bosque del Rey.

Bolduque

Bolduque en la actualidad.

Fue hijo y nieto de pintores, como ya aprendimos con el artículo sobre los orígenes del Bosco. Su educación tuvo lugar en el taller familiar. Allí aprendió la técnica de la pintura pero el genio le vino de su interior; se puede decir que fue un adelantado para su época, su estilo se puede comparar con el Surrealismo, recordando incluso en algunas obras al famoso Salvador Dalí, que no aparecería en escena hasta cuatro siglos después…

Poca gente sabe que Felipe II el Hermoso, marido de Juana I de Castilla, era un gran admirador suyo. Al Bosco le gustaba no solo ridiculizar y representar la moral de las personas y las clases más bajas de la sociedad, sino que también solía dejar ciertos “mensajes ocultos” en sus obras. Además, representaba el catolicismo de su época desde una perspectiva un tanto desafiante y oscura, con múltiples significados, continuas alusiones al pecado y a los tormentos. Por ello lo llamaban el pintor “maldito”, sus obras no fueron del todo comprendidas, llegando a insinuarse que podían producir locura y enajenación a causa de las figuras demoníacas que pintaba. El propio rey Felipe II observaba las obras del Bosco que poseía, pues las apreciaba mucho, muy a menudo, y eso pudo influir en su carácter melancólico.

Almas acercandose al tunel

Almas acercandose al tunel

Un ejemplo de esa representación un tanto sui generis del catolicismo podemos verlo en la obra “La Ascensión de los heridos al Paraíso celestial”. En ella hay una escena en que presenta a varias personas acercándose a un túnel de luz, una visión que concuerda mucho con la creencia actual de que vemos una luz al fallecer; se trataría por tanto de unas personas al borde de la muerte. Para el Bosco la muerte no parecía ser un encuentro con Dios en el paraíso, sino que él había imaginado algo un poco más espiritual y original, un túnel donde se dirigen las almas. Algo que sin lugar a dudas hubiera enfurecido bastante al católico y creyente rey Felipe II.

Si sois más curiosos, podréis observar que en el panel derecho de su famoso “Jardin de las delicias”, el cual representa al infierno, aparece una partitura musical. Y, ¿dónde se representa ésta? Pues nada menos que en el trasero de uno de los condenados por Satanás. Dos estudiantes estadounidenses descifraron dicha partitura (la mitad dibujada en un libro, la otra mitad estampada en las posaderas del hombre). De la notación mensural con neumas se transcribió a notación moderna con pentagrama, dándole las características musicales propias de la época. De esta forma se ha podido desentrañar, 500 años después de que fuera pintado, un detalle de una de las piezas más importantes expuestas en el museo del Prado. Esta pieza se ha llamado, irónicamente, Códex Glúteo.

El infierno, partitura

El infierno, partitura del Códex Gluteo.

No podemos dejar a un lado, en este capítulo de curiosidades, su manera de pintar. Siempre se ha hablado de la técnica prodigiosa de los maestros flamencos con Van Eyck o Van der Weyden, pero pocas veces se relaciona al Bosco. A pesar del detalle que muestran sus obras, parece que no cuidaba tanto la técnica como otros: utilizaba capas de pintura muy finas, tanto que muchas veces, se veía el fondo, llevando la veladura hasta el extremo. Este ardid le permitía trabajar mas rápido y con menos coste. Pintaba al óleo sobre tabla, técnica popularizada por la primera generación de pintores flamencos. Sobre el blanco creta, aplicado en el soporte, dibujaba con pincel y una tinta oscura, a veces incluso con carbón, señalando así las líneas principales de cuerpos y vestidos de sus personajes. Siempre utilizó una técnica miniaturista y un lenguaje simbólico, inspirado en los refranes y canciones populares, como en el caso del magnífico Carro de heno.

En torno a las leyendas que rodean a este irrepetible creador, cuentan que el Bosco se encerraba cerca de donde hubiese sufrimiento y entraba en una especie de “trance” hacia el otro mundo, en el cual veía esas horribles imágenes que luego plasmaba en sus cuadros.

Para terminar, como dato final y para animaros a ver la maravillosa exposición del Museo del Prado sobre el V centenario de este artista, os invitamos a contar todos los personajes de su obra El jardín de las delicias, expuesta en este museo, pues se trata de la pintura donde más personajes aparecen. Este tríptico con alusiones morales aparecen más de 450 personas y numerosos animales reales e imaginarios.

Vía| Curiosidades, El Bosco y los misterios de su pintura, El Bosco, el pintor de los misterios, Biografías, Enigmas y misterios del Bosco

Más información| El Bosco, la exposición del V Centenario

Imagen| Mesa de los Pecados Capitales (detalle)El jardín de las Delicias (detalle), La ascensión de los heridos al Paraíso Celestial, Plaza de Bolduque

En QAH| Arranca el Especial ‘El Bosco: V centenario’Jheronimus van Aken, el origen del BoscoLa exposición del V Centenario; La locura como temática en la obra del Bosco; Religión, reforma y superstición en la obra del BoscoEl Bosco: Visiones del Cielo y el Infierno; Animales, monstruos y criaturas fantásticas en El BoscoEl coleccionismo del Bosco en EspañaMesa de los pecados capitales del Bosco; Tríptico de Santa Wilgefortis; Los monstruos que tiran del Carro de Heno.

RELACIONADOS