Reflexiones 


Cuevas de Granada: vecindario San Miguel

En el mundo hay numerosos rincones que se ubican en el margen del sistema capitalista; la ciudad de Christiania, el pueblo de Marinaleda o las mismas cuevas de Granada. Lugares que  sus habitantes autogestionan y defienden con el fin de vivir de una forma diferente.

Cerro de San Miguel

Cerro de San Miguel

Según antiguos escritos  la ocupación de las cuevas de Granada data del s.XVI, cuando los Reyes Católicos obligan a los gitanos que les acompañaron en la reconquista (carpinteros, forjadores, etc)  a afincarse en el Cerro de San Miguel.

Más tarde, tras el fracaso de la rebelión de las Alpujarras encabezada por Aben Humeya en 1.569, los moriscos expulsados tomaron estas tierras. Cuentan que en las cuevas se escondían las escaleras con las que un día retomarían la Alhambra.

Hasta mediados del s.XX las cuevas fueron ocupadas por distintos gremios de artesanos hasta que el Patronato de Santa Adela, una asociación que aúna arzobispado, gobernación y distintos ayuntamientos de Granada y que construye y gestiona viviendas de renta limitada, compra la finca a su presunto dueño y vende cada cueva a sus moradores.

Las inundaciones de 1.962 dejan el cerro casi despoblado, el ayuntamiento  realoja a la mayoría de sus vecinos en barrios de nueva construcción pertenecientes a dicho Patronato, hasta que en los años 80 numerosas personas de origen humilde vuelven a repoblarlo.

En 1.986 el Patronato de Santa Adela revende la finca (vendida anteriormente)  al Ayuntamiento de Granada. Éstos la ceden como capital social a la empresa Emuvyssa , empresa municipal de vivienda y suelo sociedad anónima, de la que es presidente el alcalde de Granada, y vocal la concejala de urbanismo.

Desde entonces el ayuntamiento comienza un proceso para apropiarse del terreno y, según proyectos públicos,  construir una autovía que termine de encerrar Granada, rompiendo la simbiosis de la ciudad con la naturaleza.

Vecinos compartiendo vida

Vecinos compartiendo vida

En 2.007 entierran y tapian varias cuevas que alegan de su propiedad; máquinas de gran tonelaje pisan parte del Patrimonio Histórico Andaluz poniéndolo en grave peligro sin orden legal pertinente. Ante ésto el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía prohíbe el desalojo y dictamina la irregularidad de la titularidad de las cuevas.

¿Ruina?

¿Ruina?

En 2.010 el ayuntamiento elabora un nuevo plan; declara ruina física inminente de las cuevas sin realizar el peritaje necesario y recupera la propiedad permutando terrenos con Emuvyssa, pasando por alto las escrituras de los vecinos. Desalojan 4 cuevas y otras tantas en 2.011. Ahora el ayuntamiento pretende desalojar las cuevas de 8 en 8 hasta desocupar unas 54, sin ofrecer realojo y sin orden legal alguna.

A pesar de todo esto, las cuevas siguen siendo hoy un barrio que se cuida a sí mismo y un lugar dónde resguardarse de la tormenta, porque muchas veces el que menos tiene es el que más comparte.

Pero, ¿y mañana?

 

Vía| El cerro de San Miguel

Más información| Las cuevas resisten

Imágenes| El cerro de San Miguel, Imagespain, Las cuevas resisten, Minube

 

RELACIONADOS