Política 


Cuestiones fáciles para un 24 electoral

Se acerca el 24, cita electoral ¿Qué debo votar? No es algo tan fácil de contestar si intentas hacerlo con la cabeza, fríamente y de modo razonado. Uno de los motivos es, muchas veces, la falta de información. Esta reflexión me lleva a escribir el presente texto. Su objetivo es presentar unas cuestiones muy fáciles de comprender pero sobre las que se basan los próximos comicios. Advierto al lector que es posible que muchas cosas de las que aquí se dirán ya las conozca, pero el objetivo es que cualquiera, sea cual sea trasfondo, termine este artículo sintiéndose un poco más seguro a la hora de ejercer el voto. Aquí vamos:

 

¿Qué voy a votar el 24?

 

Dependerá de dónde votes. Pero por lo general votarás los concejales de tu ayuntamiento y los diputados de las cámaras Votolegislativas de tu comunidad autónoma.

 

¿Entonces por qué no hago más que escuchar “vótame para alcalde” o “yo seré el presidente que necesitas”?

 

Porque te entra más fácil por los sentidos que “vota a esta lista de 57 personas que no conoces” o “léete mi programa”, aunque esto último debieras hacerlo, en el caso de que el partido en cuestión lo tenga, claro está. La cuestión es que nuestro sistema político es del tipo parlamentarista, es decir, votamos cámaras y órganos colegiados que elegirán a su vez al jefe del ejecutivo, sea el presidente del gobierno, de la autonomía o el alcalde. Esto se contrapone a sistemas presidencialistas como el estadounidense, donde además de votar las cámaras, se elige directamente el presidente.

 

¿Locales y autonómicas ahora, generales en noviembre… Para qué tanta elección?

 

Para elegir distintas cosas, y esto es sustancial. Estado – autonomía – ente local suponen la tríada de reparto geográfico de poder en nuestro país y responde a una lógica muy simple: los distintos asuntos que importan a la comunidad se gestionan de modo más eficiente desde distintos niveles. Esto ocurre también a nivel superior al del Estado, es la razón de la existencia de, por ejemplo, la Unión Europea.

 

Vale, pero ¿qué elijo en cada caso?

 

Para responder a esto hay que revisar el reparto de competencias. Aquí no es lugar para ello, pero te propongo dos soluciones. Si no tienes tiempo, usa la lógica: el parque de enfrente de tu casa no lo gestiona el presidente del gobierno, pero el que tengas una tarjeta sanitaria de la Comunidad de Madrid debiera hacerte pensar que dicha materia no la lleva el alcalde.

Si tienes tiempo (y todos lo tenemos para esto) te recomiendo tres lecturas: los artículos 148 y 149 de nuestra Constitución, la Ley Reguladora de las Bases del Régimen Local (artículos 25 a 28) y el Estatuto de Autonomía de tu comunidad autónoma. No es tanto ¿no?

 

 

Ya se qué elijo pero ¿a quién?

 

A quien mejor creas que lo va a hacer. Señalamos, grosso modo, tres posibilidades, pudiendo (y en mi opinión debiéndose) juntarse las dos últimas:

 

  • Esperar a que me vendan el candidato o candidata al igual que de chico me vendían los muñecos de Son Goku.
  • Informarme de quién es el candidato, qué ha hecho en su vida, qué formación tiene, etc. Lo difícil que sea acceder a esa información, ya nos está dando información.
  • Informarme de qué propone. Para eso existen unos textos de mayor o menor longitud y más o menos aburridos o incluso opacos llamados “programa electoral”.

 

Y tú ¿qué haces?

 

Intento tomarme una horita los sábados antes de elecciones y tomar las dos últimas actitudes mencionadas en la pregunta anterior.

Por un lado, estudio a los candidatos. Con Google es cada día más fácil. Además, poco a poco se van extendiendo iniciativas ciudadanas para facilitar este trabajo. Una de ellas es “candidatotransparente” que acaba de nacer en España y, a pesar de la poca respuesta de los políticos para estas elecciones, espera tener impacto en las generales. El objetivo es llegar al nivel de la web homónima que ya existe en México.

En cuanto a los programas, entiendo que el tiempo es limitado, así que me leo cinco. Aquellos de los partidos que responden más, en principio, a mis posturas políticas y que cuenten con candidatos que cumplan con unos mínimos de transparencia.

Y esto es todo. Cosas muy básicas pero que creo sinceramente que ayudarán a todos a enfrentar su deber como ciudadanos, el votar, de un modo más responsable.

 

 

Imagen| Voto

RELACIONADOS