Trending 


¿Cuestionarse aquello que es característico en el hombre?

Al preguntarnos sobre la naturaleza humana hay que estar preparado a la decepción, incluso a soportar el intenso dolor que siempre dejan tras de sí las brutalidades y mascares que, una y otra vez, lleva a cabo el hombre por las más distintas causas. Los odios y contiendas no se acaban nunca y el avance de los siglos solo parece servir, en este aspecto, para que una nueva tecnología consiga a matar a más gente en menos tiempo.

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/105789/preguntarnos-que-hace-ser-humanos"]

El hombre también es curioso, viajero e innovador: hace 45 años fue capaz de poner un pie en la Luna, simplemente porque se marcó ese reto y la competitividad entre las dos grandes naciones del momento, EEUU y la Unión Soviética, dio el impulso necesario a la hazaña.

 

evolution-296400_640-2Es una desgracia que el miedo y el odio sean acicates mucho más eficaces que la solidaridad, el bien común o la paz cuando se trata de poner en marcha cualquier proyecto ambicioso o revolucionario. Por cada diez hombres preparados para defender hasta la muerte su causa se encuentra uno interesado en escuchar y saber ‘qué le pasa a usted’. Esto ocurre entre los vecinos de un mismo edificio y no digamos entre ciudadanos de distinta ideología, raza o religión.

 

Desde el punto de vista biológico se dice que nuestro ADN es idéntico al del chimpancé en un 99%. En el fascinante documental Proyecto Nim (2011)del director James Marsch se rememora el experimento de educar a un chimpancé en una familia humana como si fuera un niño más. Nim, el primate, aprendió un lenguaje de 125 signos, disfrutaba los trayectos en coche y le gustaba beber alcohol. Pero -para su desgracia- se enfurecía y atacaba violentamente cuando se le contrariaba en sus deseos. Al final acabó profundamente deprimido, al verse abandonado repetidas veces por sus múltiples ‘familias’ humanas de adopción, y recluido en una jaula.

 

Como escribe Leticia Soberón el hombre es el único ser capaz de dar sentido a sus acciones, de tal modo que primero encuentra una motivación para ponerse manos a la obra y luego es capaz interpretar y valorar las cosas que hizo y lo que hacen los demás. Además, disponemos de fuerza de voluntad (a veces) para hacer planes y poner límite a nuestros instintos.

 

Pasar un día entero sentado (necesariamente a la fuerza) frente a una televisión puede que no diga nada de aquello que nos hace ser humanos, pero sí mucho de aquello que nos interesa: vivir muchos años (salud), descubrir cosas nuevas (ciencia), competir (deportes), la vida de los demás (programas del corazón), la fantasía y el sexo (películas y series), ganar dinero (concursos), la aventura (viajar), los accidentes y tragedias (noticias), comer (programas de cocina) y así unas cuantas cosas más.

 

¿Y tú? ¿Qué opinas?

Por Miguel Olalquiaga

RELACIONADOS