Reflexiones 


Cuestión de huevos

 

Los huevos son una fuente de proteínas, grasas saludables (ácidos mono y poliinsaturados), minerales como hierro, fósforo, potasio y magnesio, y vitaminas –especialmente B12, B1, A, D, E, y ácido fólico (esencial para el desarrollo del feto)-.

Desde hace algunos años los huevos que compramos en las grandes superficies vienen con un código alfanumérico impreso en ellos cuya primera cifra nos indica las condiciones de producción de los mismos. Pues bien, este número que para muchos pasa desapercibido determina el valor nutricional de los huevos que compramos y el trato que reciben las gallinas.

Este código también informa sobre la granja de origen y el país de producción

Este código también informa sobre la granja de origen y el país de producción

Este primer dígito puede ser:

–          3. Huevos de gallinas criadas en jaula

–          2. Huevos de gallinas criadas en el suelo (hacinadas)

–          1. Huevos de gallinas camperas (viven en libertad)

–          0. Huevos de producción ecológica (los de mejor calidad)

Por lo general la mayor parte de los huevos que encontramos en los comercios tienen impreso el número (3) indicándonos que las gallinas fueron criadas en jaulas con un espacio cinco veces menor al que necesitarían para su desarrollo. Se amontonan varias gallinas en la misma jaula por lo que se pisan las unas a las otras sufriendo de incomodidad crónica, dolores provocados por las fracturas de huesos y enfermedades.

   Sabías que…el crecimiento de las gallinas se acelera mediante químicos que son pasados a la carne y los huevos.

Además, a estas gallinas se les corta el pico -donde tienen gran número de terminaciones nerviosas- con el fin de evitar que se hieran las unas a las otras en tan reducido espacio. Para evitar enfermedades y “calmar” a estos pobres animales se les suministran antibióticos y tranquilizantes que, por supuesto, llegan a los huevos que consumimos.

En cuanto a los huevos con el dígito (2) la situación es bastante similar, en este caso las gallinas no se encuentran en jaulas sino en naves exageradamente pobladas por lo que también carecen de espacio, no reciben luz natural, se les corta el pico y son medicadas.

Los huevos de gallinas camperas (1) y los de producción ecológica (0) son sin duda los más adecuados para nuestro consumo. Ambos tipos provienen de gallinas criadas en libertad, que reciben la luz del sol y viven en condiciones saludables. La diferencia estriba en los piensos con los que son alimentadas, ya que las ecológicas reciben desde su nacimiento piensos orgánicos.

Es cierto que comprar huevos ecológicos supone un mayor gasto para nuestros bolsillos, pero no es muy significativo y desde luego merece la pena, no sólo evitaremos el consumo de químicos y recibiremos todos los nutrientes que esperamos obtener, sino que no estaremos propiciando este descarado maltrato animal.

Es bueno que recordemos que cada vez que compramos algo estamos votando; orgánico sí o no, sostenible sí o no…y que somos nosotros los consumidores quienes tenemos la última palabra sobre lo que inunda el mercado. No nos olvidemos del poder que tenemos y reclamemos nuestros derechos como consumidores a la vez que protegemos a los animales y el entorno que nos rodea.

Vía| huevos

Más información| gallinas, salud

Imagen| huevo

En QAH| Alimentación

RELACIONADOS