Economía y Empresa 


Cuatro razones por las que el banco no te concederá un préstamo

La crisis, además de afectar a las carteras de los españoles, también ha provocado que los bancos cortaran el grifo del crédito justo en el momento en el que más familias lo necesitaban. Aunque parece que poco a poco el crédito se va reactivando, todavía existen ocasiones en las que, si se pasa por ventanilla en busca de dinero, se vuelve a casa con las manos vacías:

  1. No pides cantidades “realistas”: La cantidad de dinero que se solicita debe ser ajustada al nivel de ingresos. Es mucho más fácil que concedan un préstamo si se pide una cantidad pequeña cuando se tienen ingresos reducidos, ya que el banco no quiere correr riesgos.
  2. Estás en ASNEF: Si el nombre de quien pide el préstamo aparece en alguna lista de morosos como ASNEF o Rai, esa persona tiene el crédito bancario automáticamente denegado. Aunque existen alternativas de financiación al banco, lo más recomendable es intentar cancelar la deuda lo antes posible para poder volver a pasar por ventanilla.
  3. No tienes nómina: A los bancos les encantan los clientes con ingresos regulares. Si se es funcionario o se tiene un contrato indefinido, se está de enhorabuena: los bancos se pelearán. Si,
    Préstamo denegado

    Préstamo denegado

    por el contrario, se es autónomo, se tendrá el acceso a la financiación bancaria mucho más difícil. Existen algunos casos en los que no se dispone de nómina pero sí de ingresos regulares, como los pensionistas, en los que es más fácil conseguir un préstamo.

  4. No tienes un buen perfil de edad: Por lo general, si se es demasiado joven (menor de 23 años) o demasiado mayor (mayor de 65 años), se va a tener mucho más difícil el acceso a la financiación bancaria. Sin embargo, existen préstamos especialmente diseñados para jóvenes y préstamos para pensionistas.

¿Y qué hago si el banco no me concede dinero?

Por suerte, hoy en día existen alternativas a la financiación bancaria, aunque debe tenerse en cuenta que normalmente suelen ser más caras. Si lo que se necesita es dinero rápido, sin papeleos y en cantidades pequeñas, puede acudirse a los mini créditos, un sistema de financiación que te permite conseguir alrededor de 500 € en menos de 24 horas.

Si se necesitan cantidades más elevadas y se dispone de algún inmueble que se esté dispuesto a poner como aval, puede acudirse a los préstamos con garantía hipotecaria. Al igual que los mini créditos, se pueden solicitar online y tener el dinero en tu cuenta el mismo día, sin embargo existe el riesgo de perder la vivienda si no se paga.

Por último, están las empresas de capital privado que ofrecen créditos rápidos por cantidades superiores a los mini créditos y que, a veces, son menos exigentes en sus requisitos.

En cualquier caso, aunque existan alternativas de financiación, antes de endeudarse es conveniente asegurarse siempre de que se podrá hacer frente a la devolución del préstamo sin problemas.

Vía| Pepe Dinero

Más información| La Vanguardia

Imagen| Tecnomundo

RELACIONADOS