Cultura y Sociedad, Historia 


¿Cuánto duraron las obras de El Escorial?

Cuando algo dura más de lo esperado o unas obras parecen no tener fin se suele decir “esto dura más que las obras de El Escorial”. Es una comparación popular que se refiere a las obras de construcción del imponente monasterio de San Lorenzo de El Escorial que el rey Felipe II mandó levantar en conmemoración de la victoria de San Quintín contra Francia. La batalla tuvo lugar el 10 de agosto, día de San Lorenzo. De ahí el nombre del monasterio y la forma de la planta del edificio. San Lorenzo fue un mártir cristiano que murió en una parrilla, y por ese motivo la plante del majestuoso monasterio tiene tal forma.

Las obras comenzaron en 1562 a cargo de Juan Bautista de Toledo. Él fue el primer arquitecto principal de la construcción, pero no el único. Le sucedió en primer lugar Giovanni Battista Castello, “el bergamasco”. A él se debe la construcción de la primera gran escalera a la imperial de Europa, en el interior del edificio. A partir de 1572 se hizo cargo de las obras el arquitecto español Juan de Herrera. Él estuvo al frente de las mismas hasta su finalización en 1584, auxiliado por Antonio de Villacastín. Juan de Herrera es uno de los más destacados arquitectos españoles de todos los tiempos y su estilo quedó reflejado perfectamente en esta colosal construcción. Su arquitectura se basa en el protagonismo de la pureza de la línea frente a los elementos decorativos. De ahí la sobriedad del edificio.

Además del monasterio de San Lorenzo de El Escorial, en este espacio podemos encontrar una iglesia, una bilioteca, un palacio y el impresionante panteón real, una de las dependencias más interesantes y atractivas del edificio. Está situado debajo de la capilla mayor y es una obra posterior a la construcción del monasterio. Data del siglo XVII y lo ordenó construir Felipe III. Al frente de las obras del majestuoso panteón real estuvo Juan Gómez de Mora.

La carta de construcción del edificio, de 1565, explica las razones por las que el monarca Felipe II ordenó construir el monasterio. El edificio tenía que asociar las funciones de residencia real y de monasterio, que estaría regido por los jerónimos y sería un centro de estudios acorde con las disposiciones del Concilio de Trento. En esa carta también se incluía ya la necesidad de que ese edificio sirviera como panteón real. El proyecto inicial de Juan Bautista de Toledo experimentó importantes cambios hasta adquirir la forma final de la impresionante construcción.

Las obras de San Lorenzo de El Escorial duraron, por lo tanto, 22 años, aunque los trabajos de ornamentación no concluyeron hasta comienzos del siglo XVII y más tarde se ordenó la construcción de nuevas dependencias como las “Casitas” de recreo que mandó construir Carlos III o el propio panteón real, cuyas obras comenzaron bajo el reinado de Felipe III. Unas obras que duraron más de dos décadas pero que dejan un legado admirado durante siglos.

 

Vía| Artehistoria

Más información| Arteguias

Imagen| Spain.info.

RELACIONADOS