Historia 


¿Cuándo se usó por primera vez la pólvora en España?

 

La pólvora ha sido uno de los avances técnicos más importantes de la Historia militar, su introducción en los campos de batalla europeos marcó un antes y un después en el desarrollo del arte de la guerra. La primera noticia histórica que tenemos de este compuesto formado por azufre, salitre y carbón vegetal, proviene de China alrededor del siglo IX de nuestra era. Lo que ya no está claro es cómo fue su introducción en Europa. Principalmente hay dos teorías, una vía por Europa central a través del contacto con los mongoles, y otra por el Magreb hacia el sur de la Península Ibérica, ocupada por los reinos de taifas andalusíes.  Esta segunda vía parece más plausible, aunque seguramente la extensión de la pólvora por Europa fue pareja en ambas direcciones.

Ilustración de un asedio medieval

Ilustración de un asedio medieval

La primera noticia del uso de la pólvora en la Península Ibérica la obtenemos en el sitio de la ciudad de Niebla, en la actual provincia de Huelva, en el año 1262. Aunque no hay unanimidad en el asunto, ya que numerosos historiadores consideran que no existen pruebas suficientes que documenten este hecho. La principal fuente que tenemos es la Crónica de Alfonso X, escrita unos 100 años después del asedio.  A continuación mostramos un fragmento donde se habla de ello.

“E porque el Algarbe tenían todo los moros, e la cabeça desto era Niebla, de que era entonces señor un moro que dezían Abén Mafod, el rey mando llamar a los (ricos) omnes de su reyno e a todos los fijosdalgo et los de los conçejos, e sacó hueste e fizo çercar la villa de Niebla. E desque y llegó mandó asentar los reales e pusyéronles muchos engennos como quier que en algund tiempo la villa era muy fortalezida e bien çercada de buen muro e de buenas torres e labrados todas de piedra”

Algunos investigadores han querido ver en la palabra “engennos”  o ingenios la primera mención de armas de fuego. Pero este término también se puede referir a la maquinaria de asedio típicamente medieval, por lo que no está claro del todo. Estas armas de fuego eran muy disuasorias, ya que provocaban el terror en las tropas cristianas, que desconocían la pólvora, aunque no disparase balas propiamente dichas, solo el estruendo que producían podían influir anímicamente en el adversario, más cuando tenían que superar unas murallas tan bien construidas y defendidas como las de Niebla.

Cañón medieval

Cañón medieval

La primera prueba documental fidedigna que tenemos del uso de la pólvora en España la encontramos en el sitio de Algeciras de 1344 por parte de Alfonso XI, tal y como se puede observar en este fragmento.

“Et otrosí muchas pellas de fierro que les lanzaban con truenos, de que los omnes habían muy grand espanto, ça en cualquier miembro del ome que diese, levábalo a cercén, como si ge lo cortasen con cochiello”

Ya fuese en Niebla o en Algeciras, el uso de la pólvora, introducida en España por los musulmanes, marcó un antes y un después en el desarrollo bélico peninsular, adquiriendo con el paso de los años un papel principal en las campañas bélicas desarrolladas en España. Por ejemplo se puede recordar el papel preponderante que tuvo la artillería de Ramírez de Madrid en la guerra de Granada de los Reyes Católicos contra el reino nazarí, o la utilización de las armas de fuego portátiles en las campañas del Gran Capitán en Italia, consiguiendo victorias tan destacadas como las Ceriñola o Garellano. Finalmente el ejército español se amoldó de tal manera a las armas de fuego, que durante más de un siglo no había ningún ejército en Europa que las manejará con más eficacia que los Tercios españoles.

 

Vía| Sentimiento Iliplense

Más Información| Casta in Lusitania

Imagen| Asedio medieval; Cañón medieval

Vídeo| La respuesta está en la Historia

En QAH| Hacia la modernidad. El ejército de los Reyes Católicos; Gonzalo Fernández de Córdoba, El Gran Capitán; Los Tercios, la costosa arma del Imperio Español

RELACIONADOS