Cine y Series, Cultura y Sociedad 


¿Cuándo nacieron los tráileres y por qué se llaman así?

Todos sabemos qué es un tráiler y hemos visto centenares de ellos para decidir si vamos a ver aquella película o no. En los tiempos que corren, un tráiler bien hecho es sinónimo de que millones de personas se interesen por ese producto. Pero no es nada sencillo crear esa minuciosa obra que en menos de tres minutos sea capaz de captar el máximo impacto posible y ser fiel al estilo de la película. Ahora, con las redes sociales, nos llueven tráileres cada día y los vemos sin pensar, pero, ¿cuándo surgieron y por qué se llaman así?

Para conocer la respuesta tenemos que remontarnos al año 1913, fecha en la que se emitió el primer tráiler en un cine. Su creador fue Nils Granlund, gerente de publicidad de la cadena de cines Marcus Loew, que produjo un cortometraje promocional para dar a conocer el musical de Broadway ‘The Pleasure Seekers’. Un año antes, en 1912, ya se habían iniciado algo parecido a lo que podríamos llamar tráileres, en las series ‘Qué pasó con Mary’ y ‘Las aventuras de Kathlyn’. Pero esos consistían en una nueva bobina al final del episodio que proyectaba frases para dejarte con expectativas, como «Continuará la semana que viene» o «¿Escapará de las garras del león? ¡Compruébalo en el próximo episodio!». Así pues, popularmente se considera que el primer tráiler es el de Nils Granlund de 1913 o, en consecuencia, el que el propio Granlund hizo al año siguiente cuando aplicó la idea al medio cinematográfico para anunciar una película de Charles Chaplin.

maxresdefaultRápidamente, los grandes estudios de Hollywood vieron que se trataba de un gran negocio, y ya en 1916 se subieron al carro y empezaron a producir sus propios tráileres. Se emitían siempre al final de las películas para promocionar las siguientes y de aquí vino su nombre, que se utilizó por primera vez en el diario New York Times en 1917. Tráiler como sinónimo de algo que remolca una película, término que en un principio era utilizado para designar a la tira negra que se introducía al final de la película para protegerla.

Aunque parezca extraño, no fue hasta los años 30 cuando vieron que la idea de ponerlos al final no era la mejor, ya que los espectadores se marchaban de las salas antes de que fueran proyectados. Así pues, se empezaron a poner al principio pero su nombre se mantuvo, y con este término han llegado hasta nuestros días. Un pequeño vídeo que nos ha permitido escoger mejor la película que íbamos a ver al cine y, a veces, claro está, engañarnos un poco para hacernos creer que una película era mejor de lo que realmente era.

 

Via| Cinemanía Blog de cine Wikipedia

Más información| UCM

Imagen| Star Wars

En QAH| ¿Qué diferencia hay entre un teaser y un tráiler?

RELACIONADOS