Derecho del Trabajo, Jurídico 


Cuando las redes sociales pueden ser causa de despido

Hoy en día las redes sociales son herramientas más que utilizadas para expresar opiniones o compartir estados emocionales, pero ¿hasta qué punto puede afectar a la relación de trabajo el comportamiento en las redes sociales de un trabajador?

social network

Facultad disciplinaria derivada de la conducta en las redes sociales

En el campo de la empresa, pese a que la libertad de expresión y el derecho a la intimidad del trabajador deben respetarse (artículos 18 y 20 de la Constitución Española) es igualmente cierto que el empresario tiene interés legítimo en controlar la prestación laboral y el correcto funcionamiento de los medios.

Así pues, no debemos olvidar que la facultad disciplinaria del empleador se extiende hasta la posibilidad de imponer la máxima sanción, el despido disciplinario, si considera su conducta como un incumplimiento grave y culpable. Según el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, la actuación a sancionar se podría encuadrar en alguno de los siguientes apartados:

  • b) La indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  • c) Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.
  • d) La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  • e) La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.

Existen multitud de pronunciamientos de los juzgados y tribunales sobre comentarios vertidos en Facebook que se consideran o no infracciones tales como para ser causa suficiente que sustente un despido disciplinario.

Analizando uno de ellos, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Sala de lo Social, 2326/2014 de 2 Dic. 2014 [Rec. 2374/2014], recoge un comentario de un trabajador sobre la mala situación en la empresa y las críticas a otro compañero: “La situación en el trabajo es mala. Pero que la puñalada por la espalda te la de un compañero en el que esperabas poder confiar duele y mucho”.

¡despedido!

¡Despedido!

La sentencia considera el despido disciplinario improcedente pues lo entiende como una publicación personal, hecha en un dominio informático al que se ha de acceder expresamente, sin dirigirse a nadie, siendo una expresión aislada de disgusto en el contexto de un enfado en el que la manifestación es irritación momentánea.

Vayamos ahora con la segunda situación, extraída de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía 817/2014, de 22 de mayo. En este caso la empresa despide disciplinariamente al trabajador por, entre otras conductas, colgar en su muro de Facebook lo siguiente: “La empresa nos tiene a todos quemados perdidos…ya solo nos falta trabajar con las dos manos, con las dos piernas y con los c* por culpa del miedo que nos incita esta j* empresa…mierda de empresa”.

No cabe duda que se declara el despido disciplinario procedente. Las expresiones injuriosas y amenazantes se formularon de manera pública y con clara vocación de conocimiento por el personal de la empresa, al cual se dirigió incluso con comentarios ofensivos y amenazantes (no expuestos aquí). Además, los compañeros tuvieron directo e inmediato acceso y conocimiento del contenido del mismo. En este caso difícilmente pueden catalogarse como mensajes pertenecientes a la esfera más íntima y personal, pues tenía su perfil público.

Visto lo visto, nunca está de más recordar la importancia de cuidar la imagen, también – y cada vez más- en las redes sociales.

– Vía|Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.
– Más información| Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Sala de lo Social, 2326/2014 de 2 Dic. 2014 [Rec. 2374/2014], Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía 817/2014, de 22 de mayo
– Imagen| pixabay, pixabay
– En QAH| Causas del despido disciplinario

RELACIONADOS