Cultura y Sociedad 


Cuando el Debate Electoral tiene Costo Electoral

Primer Debate Electoral en Argentina, octubre de 2015.

En Argentina había una triste tradición de no asistir a los debates electorales por considerarlos una herramienta comunicacional solo para aquellos candidatos que iban abajo en las encuestas.

Esto iba de la mano de la marcada tradición de ejercicio de la política en el territorio, donde cada hora invertida allí se trasladaba positivamente a un resultado favorable en las urnas.

Hoy, en el año 2015 puedo afirmar que algo cambió en la sociedad argentina. Luego del primer debate electoral a nivel presidencial del 4 de octubre de 2015, Argentina Debate, se pudo vislumbrar un cambio de paradigma. El debate electoral había tenido más rating que uno de los principales partidos de fútbol de la fecha que coincidía a la misma hora, y había logrado además, ser Trend Topic en Twitter.

Y hubo un dato a tener en cuenta, el candidato del oficialismo, Daniel Scioli, había decidido no asistir siguiendo la tradición de los candidatos que encabezan las encuestas.

Siempre he sostenido como titular de la cátedra de Comunicación Política, que hasta que el Debate electoral no tuviera un costo electoral, la tradición de no asistir al mismo se iba a sostener en el tiempo. Es decir, si el candidato que encabeza las encuestas no pierde votos al no asistir, entonces no necesita ir a un debate que ponga en riesgo su posicionamiento electoral. Una estrategia cuestionable, pero que se había hecho costumbre.

El 25 de octubre fueron las elecciones presidenciales, y como corolario de muchos fenómenos políticos a analizar, me voy a detener solamente a mencionar que el candidato que lideraba las encuestas, finalmente obtuvo dos puntos de diferencia con el líder de la oposición, Mauricio Macri. Ante esto, el candidato oficialista obligado a asistir al balotaje por el resultado de las urnas, empieza a sentir el peso de no haber concurrido al debate electoral. Esto en parte se debe a que el debate fue socialmente muy bien visto y ponderado por la sociedad en su conjunto y la prensa nacional.

Debate con los candidatos al balotaje.

Debate con los candidatos al balotaje.

Hubieron características muy puntuales del debate en Argentina. Estuvo muy claro en sus reglas y los moderadores no podían hacer repreguntas ni apreciaciones personales. Lo cual si bien para algunos fue un exceso de reglas y de pautas que acotaron la posibilidad de un cruce entre los candidatos; conociendo la idiosincrasia y costumbres argentinas, me permito decir, que al ser la primera práctica de dicha envergadura, no fue un exceso de reglas sino más bien una garantía para que se desarrollara el debate con normalidad y decoro. Creo además, que eso permitió en parte el éxito y aprobación del debate por parte de la sociedad, al no ser una muestra de chicanas políticas, sino de posturas y propuestas políticas. Ese antecedente está posibilitando que el próximo 15 de noviembre del corriente mes, se vuelva a realizar un Debate previo al balotaje.

Esperemos que los organizadores mantengan el mismo manual de estilo del debate y que se efectúe nuevamente bajo un clima de absoluto respeto hacia el otro por sobre las diferencias políticas.

La importancia de los debates electorales radica en ser una herramienta comunicacional que democratiza la difusión equitativa e igualitaria de las posturas y propuestas de gobierno de las distintas fuerzas postulantes. Además, le garantizan al electorado el derecho a la información sobre los candidatos que determinarán en parte los próximos cuatro años de su vida.

Por dicho motivo, es tan importante que la sociedad en su conjunto valore y conciba como un derecho la realización de los debates.

Desde la cátedra que tengo a mi cargo en la Licenciatura en Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Católica de La Plata, venimos desarrollando ininterrumpidamente desde el año 2013 un aporte en ese sentido: lo hacemos mediante la realización de simulacros de debate electoral a nivel presidencial de un país ficticio. Para modificar los usos y costumbres hay que educar y concientizar al respecto para que la sociedad construya una realidad más igualitaria y participativa.

Este año, esa etapa de formación y ensayo pasó a la realidad en una elección comunal: ex alumnos de nuestra cátedra realizaron desde la Asociación de Politólogos Bonaerense (de la Provincia de Buenos Aires), el primer debate electoral de la ciudad de Berisso, Berisso Debate, con los candidatos a intendentes de dicho municipio. Y paradójicamente como ocurrió a nivel nacional, el candidato a intendente que encabezaba las encuestas no asistió al debate y terminó perdiendo en los comicios. Es decir, el costo electoral de no asistir a los debates se pudo ver también en los resultados de los comicios a nivel municipal.

Argentina, luego de la profunda crisis del 2001 está demostrando generacionalmente que las cosas se pueden hacer mejor y que las prácticas políticas de antaño (aquello que parecía “dado” y rígido) ya no es vigente.

Como todos sabemos uno de los momentos más importante en la vida de un político es la campaña electoral y dentro de ella, el debate es un elemento que debe fortalecerse en pos del intercambio de ideas y propuestas entre los candidatos y, así, fortalecer el sistema democrático. Finalmente en el año 2015 los Debates Electorales están en la agenda pública en la Argentina.

Imagen| Primer Debate Electoral en Argentina, Debate con los candidatos al balotaje

Más información| Argentina Debate

RELACIONADOS