Cultura y Sociedad, Historia 


¿Cuándo dejó de ser España una potencia mundial?

 

Durante el siglo XVI, la Monarquía Hispánica se consolidó como primera potencia mundial, un gran rol por el que lucharía con mucho esfuerzo durante todo el siglo XVII. En aquella época, España asumió un control internacional que le aseguró participar en todos los tratados entre terceros países y que la opinión del gobierno de Madrid fuese tenida en cuenta ante cualquier decisión de peso en toda Europa.

Durante el siglo XVII, la Monarquía Hispánica había podido mantener con mucho esfuerzo para la Hacienda y para los Tercios, su posición dominante en la guerra de los Treinta Años, y en la guerra contra Francia, que hubo que ceder, por primera vez en su historia moderna un reclamo territorial ante Francia y firmar una paz que partía Flandes en dos, quedando Holanda independiente. Así llegaba España al año 1700, habiendo perdido Portugal, el Franco Condado y el Rosellón, con una autoridad tambaleante y, a costa de muchos esfuerzos, primera potencia militar y económica.

url

Posesiones de los reyes de España en su época de máximo apogeo.

La desgracia ocurrió con Carlos II, el Hechizado. Los abuelos y los bisabuelos de Carlos pertenecian a la misma familia (Habsburgo), además su padre se casó con su sobrina nieta, es decir, como era natural en la realeza de aquella época, no tenía un árbol genealógico convencional. Así, entre tanta mezcla de la misma genética, salió Carlos II, un tanto… especial.

Este rey murió joven y no pudo tener descendencia, algunos historiadores[1] tienen claro que se trataba de impotencia; esto provocó una crisis dinástica: la primera potencia mundial se quedaba sin rey.

Así pues, las dos familias reales europeas más poderosas y más vinculadas al trono español (Habsburgo y Borbón) se frotaron las manos viendo las posesiones españolas por todo el mundo y comenzaron una cruenta guerra. Las madres del emperador de Austria y del rey de Francia eran hermanas, hijas ambas del rey español Felipe III, pero también ambos estaban casados con hermanas de Carlos II, hijas de Felipe IV. Así que alegaron ser los legítimos reyes de los reinos hispánicos, las cortes de Castilla y el tstamento de Carlos II, dieron la corona a Felipe de Anjou, y los territorios de la Corona de Aragón coronaron al archiduque Carlos de Austria.

Estos dos reyes, con sus respectivos apoyos, conviertieron la Península Ibérica y toda Europa en un campo de batalla por conseguir la ansiada corona.

Durante una década lucharon los partidarios de ambos reyes a sangre y fuego por conseguir imponer sus derechos al trono. Pero en medio de la encarnizada guerra, el emperador de Austria, hermano del pretendiente austríaco, murió repentinamente sin descendencia. Esto hizo al candidato austríaco, retirarse a reinar en Austria, dejando a su suerte a sus ejércitos (y a su mujer) en la corona de Aragón.

Para sellar su victoria, y para que todas las monarquías europeas aceptasen a Felipe V como rey, tuvo que “sobornarles” cediéndoles partes del enorme Imperio Español. En 1713, hace trescientos años, en Utrecht, se firmó semejante desmembramiento, dando fin a España como primera potencia mundial. Cediendo Nápoles, Córcega, Milan y Flandes a Austria, éstos aceptaron el trono de Felipe. Ofreciendo Menorca y Gibraltar por parte de España, y grandes derechos comerciales (incluyendo el tráfico de esclavos y el navio de permiso) a Gran Bretaña, que reconoció al nuevo rey de España. Por último se cedió gran parte de la Luisiana por parte de Francia, y Sicilia al Ducado del Piamonte. Gracias a estas conseciones se ganó este reconocimiento internacional.

DIADA  MAPA TRATADO DE UTRECHT

Pérdidas territoriales europeas tras el tratado de Utrecht

Y así España se convirtió en un país más, sin territorios en Europa, sin comercio con sus propias colonias, y destruida tras una sangrienta guerra civil.

Durante el siglo XVIII España ganó y perdió prestigio y poder, pero nunca alcanzando un grado como el de antaño. Tras la conquista napoleónica y la pérdida de las Indias se confirmó que España ya no sería nunca una seria amenaza, y no llegó nunca a levantar cabeza. Una posición internacional que se mantiene hasta nuestros días.

 


[1] GARGANTILLA, Pedro. “Enfermedades de los reyes de España. Los Austrias : de la locura de Juana a la impotencia de Carlos II el Hechizado”. La Esfera de los Libros S.L., 2005. ISBN: 8497343387

Thomas, Hugh. El imperio español: de Colón a Magallanes. Editorial Planeta, S.A. ISBN 84-08-04951-8

Más Información| Texto íntegro del tratado de Utrecht; Kamen, Henry. Imperio. Editorial Santillana. ISBN 84-03-09316-0

Imagen| Posesiones españolas, Mapa Tratado de Utrecht

En QAH| Olivares: El fin de la HegemonÍa Hispánica

 

RELACIONADOS