Cultura y Sociedad, Historia 


Cuándo cambió de signo el BOE durante la Guerra Civil

La historia de la Guerra Civil española nos deja infinidad de anécdotas que servirían para llenar estanterías enteras. En uno de mis viajes a lo más hondo de los archivos históricos, consultando el Boletín Oficial del Estado durante los años de guerra, caí en la cuenta de que al comienzo de la contienda el BOE lucía en sus disposiciones el escudo de la República, y al final de la misma se veía ya el escudo del águila imperial de Franco. Pero, ¿cuándo ocurrió el tránsito?, ¿cuándo cambió de signo el BOE?
Sabemos que Franco constituyó su gobierno en la ciudad de Burgos el 31 de enero de 1938 y asumió las riendas de la Administración del país en la zona que el devenir de la guerra le estaba dando el poder. Así pues, el bando sublevado en la guerra no tardaría en emitir su propio Boletín del Estado y durante la duración de la contienda, ambos emitirían el suyo propio. El último Boletín Oficial emitido bajo el emblema de la República sería el martes 22 de febrero de 1938, donde aún luce, y como vemos en la imagen, el escudo de la República.

BOE con fecha del 22 de febrero de 1938, con el escudo de la República

Un día después, el miércoles 23 de febrero, la nueva Administración de Franco comenzaría a emitir su BOE bajo el escudo franquista, como vemos en la siguiente imagen.

BOE con fecha del 23 de febrero de 1938, emitido por el bando sublevado

Como decíamos, durante muchos meses tanto un bando como otro emitirían ambos Boletines Oficiales, pero la victoria final del bando sublevado en la guerra hizo borrar de los archivos los Boletines republicanos que duplicaban a los franquistas. Es muy difícil saber realmente cuándo dejó la República de emitir su BOE, pero, aún así, podemos advertir cuándo cambió de signo el Boletín Oficial y sucedió el tránsito entre el escudo de la República y el franquista. Para la historia, el tránsito del 22 al 23 de febrero de 1938 quedará para siempre como aquel en que el BOE cambió de signo durante la guerra.

Vía| La Cuna de Halicarnaso

RELACIONADOS