Cultura y Sociedad, Historia 


Cuando Barcelona fue anarquista

 

Entre los días 3 y 8 de Mayo de 1937, Barcelona vivió uno de los acontecimientos más llamativos de la Guerra Civil Española. Una serie de enfrentamientos entre milicias anarquistas y trotskistas de un lado y las fuerzas del orden público del otro,  desembocaron en una importante crisis dentro del Estado Republicano, que como no pudo ser de otro modo, terminó afectando al trágico devenir de la contienda. Estos enfrentamientos, conocidos a la postre como los “Sucesos de Mayo”, tuvieron su epicentro en Barcelona además de contar con otros focos en distintos puntos de Cataluña, y supusieron el culmen del conflicto entre las milicias que habían contenido el golpe militar en julio de 1936 y las autoridades gubernamentales, que se esforzaban en volver a tomar las riendas de la sociedad.

Cartel de la CNT durante la guerra civil

Cartel de la CNT durante la guerra civil

Como consecuencia del poder adquirido por las milicias anarquistas en Cataluña, el gobierno de la Generalitat había promulgado una serie de decretos sobre colectivizaciones, que no hacían otra cosa que legalizar la situación existente en Barcelona, de este modo, numerosos puntos neurálgicos de la ciudad eran controlados por dichas milicias. Uno de ellos era la central de la Telefónica, situada en la céntrica plaza de Cataluña y tomada desde inicios de la guerra civil por  la CNT – FAI,  con el consiguiente control de las comunicaciones que esto suponía. Para acabar con esta situación de hecho, un grupo de 200 policías se dirigió el 3 de Mayo hacia dicha central de la Telefónica, con el objetivo de poner fin al control de las comunicaciones que los cenetistas ejercían.

Como no pudo ser de otro modo, se produjo un enfrentamiento armado, que en poco tiempo se extendió a la totalidad de la ciudad. Se levantaron barricadas a lo largo y ancho de Barcelona y se desencadenó un conflicto entre dos bandos claramente diferenciados. Uno compuesto por la CNT-FAI, las Juventudes Libertarias y el POUM y otro que aglutinaba las fuerzas del orden público, el PSUC y la UGT.  Ante esta situación, el gobierno central, cuyo esfuerzo se centraba en contener el avance de los rebeldes, reaccionó con firmeza ante un conflicto que minaba en gran modo la retaguardia republicana. Federica Monteseny y García Oliver, miembros de la CNT en el Gobierno central se dirigieron apresuradamente hacia Barcelona con la finalidad de calmar a los cenetistas que tanto daño estaban haciendo a la causa común de la República Española.

Barricadas de Barcelona en 1937

Barricadas de Barcelona en 1937

Más allá de la reacción política, el 6 de mayo tuvo lugar una actuación militar a través del envío a Barcelona de unos 5.000 hombres, fundamentalmente Guardias de Asalto,desde Madrid y Valencia hacia la ciudad condal. Estos, apoyados por dos destructores y un acorazado republicano que atracaron en el puerto de Barcelona, ocuparon los puntos estratégicos de la ciudad, además de dominar las revueltas que también habían acaecido en Tarragona y Reus, poniendo fin al conflicto que había puesto en jaque a la Generalitat de Cataluña y al propio gobierno central. Tras aproximadamente 500 muertos y 1000 heridos, según la prensa de la época, la normalidad volvía a Barcelona el  8 de Mayo.

Los Sucesos de Barcelona tuvieron importantes consecuencias políticas que no tardarían en salir a la luz. El presidente del Gobierno, Francisco Largo Caballero, dimitió, dejando paso a Juan Negrín, que sería el presidente del Gobierno hasta el final de la guerra. La práctica totalidad de la responsabilidad acerca de la rebelión recayó sobre el POUM, que terminaría desapareciendo del panorama político y el Gobierno de la Generalitat, presidido por Lluís Companys, se debilitaría enormemente respecto del poder ejecutivo central, que se esforzó en impedir que jornadas como las sobrevenidas en Cataluña volvieran a repetirse, afectando al desarrollo de la guerra.

 

Vía| Benavides, M. (1978) Guerra y revolución en Cataluña, Roca

Más información| Graham, H. (2006) La República Española en guerra 1936-1939, DEBATE

Imagen| Cartel de la CNT durante la guerra civil, Barricadas de Barcelona en 1937

RELACIONADOS