ENTRAR

¿Cuáles son los principios inspiradores de las finanzas?

Como la disciplina científica que es, las finanzas se asientan sobre unos principios inspiradores que determinan la base teórica de la misma. Basados en deducciones lógicas y observaciones empíricas, estos principios nos ayudan a comprender las transacciones y la toma de decisiones financieras.

Estos principios han sido objeto de estudio para numerosos y diversos autores a lo largo de los años, dando lugar a una evolución de los mismos, reformulándose, añadiendo nuevos y erradicando los que quedan obsoletos. El conjunto de principios que se presentan a continuación es una refundición derivada de los expuestos por diferentes autores:

 

Principio de comportamiento financiero egoísta: En tomas de decisiones de carácter económico las personas actúan racionalmente, buscando su propio interés financiero y persiguiendo obtener el máximo beneficio posible. De esta manera, si todo lo demás permanece invariable, cada parte de una transacción buscará el curso de acción que le resulte más beneficioso. De aquí deriva el concepto de coste de oportunidad de cada sujeto como indicador de la importancia relativa de una decisión determinada.

Principio de aversión al riesgo: La conducta financiera ordinaria del individuo racional le lleva a ser prudente, evitando el riesgo implícito en cualquier operación financiera si éste no es recompensado. Este comportamiento indica que los inversores no son indiferentes ante el riesgo sino que requieren una compensación por asumirlo.

Principio de diversificación presupuestaria: Un inversor prudente diversificará todo su presupuesto de inversión en varias empresas y varios activos financieros o reales. Se trata de un proceso de diversificación como reductor del riesgo total de la inversión.

Principio de existencia de dos partes en toda transacción financiera: En toda operación financiera intervienen al menos dos partes (compradora y vendedora) movidas por el comportamiento financiero del egoísmo, donde ambos pretenden sacar beneficio a costa de la otra parte. Como explica Juan Mascareñas en su Monografía sobre Finanzas Corporativas: La mayoría de las transacciones financieras tienen lugar debido a una diferencia en las expectativas acerca del comportamiento futuro del precio del activo objeto de la transacción. Esto es, el comprador espera que el precio aumente en el futuro lo que le permitirá obtener una ganancia de capital; el vendedor cree que el precio tenderá a descender así que deshaciéndose del activo, o bien realiza un beneficio, o bien evita una mayor pérdida. En el momento de la transacción ambos creen tener razón, pero con el transcurso del tiempo sólo uno la tendrá. La mayoría de las transacciones resultan ser juegos de suma cero, esto es, situaciones en las que un jugador gana sólo a expensas de lo que el otro pierde. Pero no hay que perder de vista que en el momento de la transacción ambos creen beneficiarse con la misma, cuando en realidad sólo uno de ellos se beneficia a costa del otro,  claro que en ese momento no se puede saber quién es el ganador y quién el perdedor.

Principio de medición por flujos de caja: La valoración de cualquier patrimonio debe hacerse considerando los flujos de tesorería que del mismo deriven (perspectiva dinámica), y no el beneficio que llegue a proporcionar en un momento determinado (perspectiva estática).

Principio de señalización y de asimetría informativa: Cualquier acción financiera implica una transmisión de información, y por ello, un individuo decidirá llevar a cabo una operación financiera siempre y cuando disponga de información relevante que le lleve a ello. La importancia de este principio descansa en el concepto de la asimetría de información, sujetos que disponen de una información de la que carece el resto del mercado y tienen el poder de transmitirla o no. Ejemplos de estos actos transmisores de información: el anuncio de la distribución de dividendos, el desdoblamiento de acciones, la ampliación de capital, la forma de pago en una adquisición de empresas…

Principio de eficiencia de los mercados financieros: En los mercados financieros eficientes los precios de mercado de los activos financieros que se negocian regularmente en los mercados de capitales reflejan toda la información disponible y se ajustan rápida y completamente a la “nueva” información.

Principio de relación directa de las variables rendimiento y riesgo: Todo inversor desea obtener el máximo beneficio posible, arriesgando lo mínimo posible. Este principio establece la relación directa entre ambas variables, donde si el mercado de capitales es eficiente se debe obtener un mayor nivel de rendimiento a medida que el riesgo aumenta. Ante esto se puede señalar que la mayoría de la gente está dispuesta a aceptar una reducción del rendimiento esperado a cambio de ver reducido su riesgo. Para ello los mercados de capitales suelen ofrecer oportunidades donde cada participante puede elegir su combinación ideal de riesgo-rendimiento.

Principio de existencia de ideas valiosas: Con este principio se pretende señalar la dificultad (no la imposibilidad) de encontrar proyectos con rentabilidades extraordinarias. La creación de nuevos productos o servicios financieros (la famosa Ingeniería Financiera) que proporcionen rendimientos extraordinarios.

Principio del valor temporal del dinero y de aditividad del valor: Como todos sabemos, una unidad monetaria percibida en el momento presente tiene mayor “valor” que la misma unidad monetaria en el futuro. De ello deriva la necesidad de incorporar el tipo de interés como una medida del coste de oportunidad. Por ello, desde el punto de vista financiero, el tiempo es una dimensión más que habrá que tener en cuenta cuando comparemos dos o más cantidades de dinero que se reciben o pagan en fechas diferentes, puesto que no son homogéneas, siendo el tipo de interés el instrumento que nos permite homogeneizarlas.

 

Vía| Dirección Financiera de la Empresa, Jose Luis Jimenez Caballero, Ed. Pirámide 2011

Imagen| Finanzas Internacionales

URL: http://queaprendemoshoy.com/?p=24390

Leticia Sanjuan Escrito por el may 30 2012. Archivado bajo Economía y Empresa, Finanzas.





Acceder |