Jurídico 


¿Cuáles son los pilares del nuevo Código Mercantil?

Uno de los grandes problemas  que presentan los ordenamientos jurídicos se produce cuando determinadas materias se encuentran reguladas por normas muy antiguas.  Una  muestra evidente se halla en el vigente Código de Comercio de 1885. Para solucionar este conflicto, la Comisión General de Codificación recibió  el encargo en el año 2006 de realizar el anteproyecto del futuro Código Mercantil.

El Código de Comercio de 1885 destaca por su brevedad y por este motivo ha sido necesario crear un conjunto de leyes mercantiles posteriores para complementarlo. El nuevo Código Mercantil unificará toda la normativa mercantil con el fin de establecer una  seguridad jurídica, es decir, se pretende simplificar y aclarar la regulación normativa.

El futuro código será regulado exclusivamente por el Estado. Esta idea es esencial para mantener la unidad de mercado y a su vez, es importante recordar que la Constitución Española atribuye esta competencia al Estado.

Respecto al choque que se produce entre el código mercantil y el  civil en la regulación de las obligaciones y las normas contractuales, se llevará a cabo una regulación única en las operaciones jurídicas mercantiles. Por lo tanto, algunos artículos que regulen estas materias  pueden coincidir en ambos códigos.

La clasificación interna del propio código será muy flexible, lo que permitirá realizar cualquier modificación del texto sin alterar el resto de artículos. Esta medida es muy importante para asegurar la vigencia de este futuro código durante mucho tiempo.

La distribución del Código será la enumerada a continuación: el empresario y la empresa;  las sociedades mercantiles, el derecho de la competencia y de la propiedad industrial; de las obligaciones y los contratos mercantiles; de los valores e instrumentos de crédito y pago; y de la prescripción y caducidad.

Una medida, que puede llamar la atención, es la decisión de no incorporar al código la ley concursal. Y más  sorprendente resultará, la exclusión de la protección al consumidor, que actualmente  se encuentra regulada en el texto refundido de la Ley General de Defensa de Consumidores y Usuarios.

En definitiva, se trata de un código moderno y coherente que fomenta la seguridad jurídica al llevar a cabo una delimitación de  la materia mercantil. Además se llevará a cabo una regulación de ámbitos, que nunca antes habían sido plasmados en las normas mercantiles

 

Vía| Conferencia impartida por Alberto Bercovitz (presidente de la Comisión de Codificación) el 17 de diciembre en la Universidad de Zaragoza.

Más información| La Moncloa

Imagen|Trueque

 

RELACIONADOS