Derecho Mercantil, Jurídico 


¿Cuáles son los pasos para crear una empresa?

La creación de empresas es uno de los indicadores principales de la actividad económica de un país pues a medida que esta aumenta, hay más empleo, más ingresos públicos y mayores posibilidades de aumentar el desarrollo económico y social. Sin embargo, la creación de una empresa conlleva diversos trámites. ¿Sabes cuáles son?

1. Lo primero que hay que hacer es elegir el tipo de sociedad que queremos constituir. Esta decisión la debemos tomar dependiendo de la responsabilidad social que nos interesa:

Si no queremos limitar la responsabilidad hay que optar por una sociedad colectiva o por una sociedad comanditaria (simple o por acciones). En la sociedad colectiva, todos los socios responden de las deudas que tenga la empresa con su propio patrimonio. En la comanditaria, los socios colectivos responden con todo su patrimonio personal, pero los comanditarios sólo con el patrimonio aportado.

Si queremos limitar la responsabilidad hay que elegir entre una sociedad limitada (SL) y una sociedad anónima (SA) pues sólo estaremos obligados a responder de las posibles deudas con el capital social aportado para su creación y no con nuestro patrimonio. La elección entre ambas depende del capital inicial que podemos aportar, del número de socios, de la actividad a desarrollar etc. Si tenemos un capital inicial escaso (de mínimo 3.000€), pocos socios y la actividad a desarrollar carece de especialidades, nos interesa una SL. Si contamos con un capital superior a 60.000€, necesitamos la inversión de un gran número de personas, y queremos que haya movilidad de capital y un rigor formal en la organización, debemos optar por una SA.

¿Sabes cómo crear una empresa?

¿Sabes cómo crear una empresa?

También podemos constituir una sociedad unipersonal, que puede ser tanto SL como SA. La sociedad unipersonal es la que ha sido creada por un solo socio, o habiendo sido creada por varios, todas sus acciones o participaciones han pasado a ser propiedad de un socio único.

2. El siguiente trámite consiste en acudir al Registro Mercantil para obtener la certificación negativa del nombre (también se puede hacer telemáticamente). La certificación nos garantiza que el nombre puede ser usado en exclusiva por nosotros y no está en poder de otras personas. Este nombre solo aparece en los papeles oficiales y no tenemos por qué presentarnos así si no queremos.

3. Con la anterior certificación vamos al banco para abrir una cuenta corriente e ingresar una cantidad de dinero para la sociedad en constitución. Si es una SL, hay que ingresar 3.000€ (capital social).

4. Con el resguardo del pago, la certificación negativa y los DNI de los socios acudimos a la notaría que elijamos. Allí debemos presentar los estatutos sociales (las normas de la empresa), los cuales contendrán el capital social, el domicilio y el objeto de la empresa, entre otros. Estos estatutos pueden ser redactados por el notario. Con todos estos documentos, el notario elabora la escritura pública de constitución de la sociedad

5. A continuación, llevamos la escritura de constitución al Registro Mercantil para su inscripción.

6. Finalmente, realizamos los trámites posteriores a la escritura de constitución, como pedir a Hacienda el NIF provisional de la nueva empresa (fundamental para la facturación), liquidar el impuesto correspondiente etc.

Con estos trámites, nuestra empresa ya está en marcha.

 

Vía| Notariado.org

Imagen| Creación de la empresa

RELACIONADOS