Economía y Empresa, Finanzas 


Las pérdidas de las participaciones preferentes, ¿pueden compensarse en la declaración de la renta?

Hoy en día, como bien se sabe, un título de participación preferente es considerado un producto financiero de alto riesgo, el cual recientemente ha traído muchos dolores de cabeza a todo tipo de individuos, debido a factores externos.

PREFERENTESEste producto se cataloga como de renta fija, ya que su rentabilidad está determinada en el momento de la emisión. En concreto, es un híbrido, y a pesar de que sea de renta fija se tienen que cumplir una serie de requisitos para que se repartan beneficios.

Su remuneración suele ser fija en el primer año, y a partir del segundo normalmente está referenciada al Euribor más un determinado diferencial.

Cotizan en los mercados secundarios de renta fija (AIAF), no pudiendo disfrutar de una liquidez rápida, fluida y cuantiosa ni es situaciones de crisis económica, ni en expansiones económicas, de ahí a que se realicen contratos de liquidez para garantizar una contrapartida.

Destacar que computan como recursos propios básicos, siendo el límite general del 30%, lo que quiere decir que en el momento de la emisión, el importe nominal en circulación no podrá superar el 30% de los recursos propios básicos, del grupo o subgrupo, pudiendo el Banco de España modificar dicho porcentaje, sin rebasar nunca el 35%.

Se suelen lanzar a un plazo vitalicio, sin un determinado plazo de vencimientos, por lo que el emisor no tiene la obligación de devolverlos, ya que no vence.

Pueden emitir este tipo de activos cualquier entidad de crédito española, ya sea de forma directa o indirectamente por medio de una filial, así como las sociedades anónimas que residan en España o en un territorio de la Unión Europea, siempre que no tengan la condición de paraíso fiscal, y sus derechos de voto correspondan en su totalidad directa o indirectamente a una entidad de crédito española y cuya actividad sea la emisión de participaciones preferentes. Un ejemplo de estas sociedades puede ser Unión Fenosa.

Participaciones PreferentesPor un lado, el propietario de las participaciones preferentes no puede pedir su amortización, por lo tanto, si quiere recuperar el dinero debe venderlo en el mercado, lo que llevaría unas pérdidas o ganancias, según determinados factores como es el caso del tipo de interés.

Por otro lado, el transmisor sí que puede solicitar la amortización anticipada, siempre y cuando hayan pasado 5 años desde su fecha de desembolso, y cuente con la autorización del Banco de España, sin poner en riesgo la solvencia de la entidad y sin afectar a la situación financiera de ésta.

Destacar que los preferentistas no tienen ni derechos políticos ni derechos de suscripción preferente, y pueden asumir determinados riesgos, como es el caso de riesgo de no percepción de las remuneraciones, de liquidación de la emisión, de amortización por parte del Emisor, de liquidez, rentabilidad, pérdida de principal, calidad crediticia, y de orden de prelación.

Por último, y a modo de ejemplo, señalar que en la declaración de la renta los españoles podremos compensar las pérdidas provocadas por las participaciones preferentes siempre y cuando se hayan tenido en ese año rendimientos de capital mobiliario positivos, esto es, intereses y dividendos.

En esta campaña desaparece el límite de 15.500€ de la cantidad exenta cuando se recibe la prestación por desempleo en un único pago, quedando de este modo libre de impuestos en su totalidad.

Más información| Expansión

En QAH| Los títulos de valor y su composición

RELACIONADOS