Actualidad Jurídica, Jurídico 


¿Cuál sería la condena para un presunto pederasta?

No sabemos a ciencia cierta cuántos atentados contra la libertad sexual ha cometido el presunto pederasta de Ciudad Lineal, ni tampoco si éstos han consistido o no en accesos carnales. De la poca información con la que hasta ahora contamos (téngase en cuenta que el sumario ha sido declarado secreto), las informaciones recogidas en los medios apuntan a que el detenido ha cometido cinco atentados contra la libertad sexual y tres tentativas de atentado, todos ellos contra menores de edad.

Pues bien, si los atentados han consistido en accesos carnales, en sentido estricto o en el sentido amplio del art. 183.3 CP, y no concurren otras circunstancias que modifiquen la antijuridicidad del hecho o la culpabilidad del autor, estos comportamientos merecerían una pena aproximada de 50 años de prisión. Si no hubiera habido acceso carnal, o no lo hubiera habido en todos los casos, la pena sería sensiblemente más baja, pudiendo llegar a los 30 años, o menos.

Consejos-para-evitar-los-secuestros

#actualidadQAH

Paralelamente, si el autor desplaza a los menores en coche hasta lugares idóneos para realizar los atentados contra la libertad sexual, nos encontraríamos ante cinco posibles detenciones ilegales, castigadas en total con una pena de prisión de 15 años, aproximadamente.

Las tres tentativas de atentado sexual, si pudieran probarse y de acuerdo con el principio de presunción de inocencia, pienso que no podrían ser castigadas nunca con una pena de prisión mayor a 10 años. En última instancia, tres tentativas de detención ilegal llevarían aparejada una pena de unos 3 años de prisión.

75 años de penal total, pues, en el mejor de los casos, en base a la culpabilidad del sujeto y a los delitos cometidos. Pero que no serían los años efectivos de estancia en prisión, ya que de acuerdo con el fundamento preventivo especial de nuestro ordenamiento punitivo, el tiempo de condena no superaría en ningún caso los 20 años.

Veinte años de pena privativa de libertad que, por cierto, tampoco consistirán en 20 años de estancia en prisión. El sistema penitenciario español, progresivo y de individualización científica, promueve la resocialización del penado a través de su acceso paulatino al mundo laboral y a la libertad, por lo que (aunque esta es la parte más valorativa del proceso y la más difícilmente pronosticable), cabría reducir aún más el periodo estricto de cárcel. Así, suponiendo que durante el cumplimiento de la pena el reo pueda recibir, tras valorar sus circunstancias personales y la evolución de su tratamiento reeducador, un pronóstico individualizado y favorable de reinserción social, se podría decretar su libertad condicional después de 15 años de condena. Incluso adelantarse aquélla a los 13 años de cumplimiento, siempre que el sujeto hubiera aceptado sujetarse a programas específicos de tratamiento psicológico y reeducador.

Vía| Rafael Fontán

Imagen| Ciudad Lineal, Portada

RELACIONADOS