Historia 


¿Cuál ha sido el primer libro impreso de la Historia de España?

Ahora vivimos en  un tiempo en el que el papel impreso está pasando a un segundo plano, debido al empuje imparable de las nuevas tecnologías. Nos preguntamos cuanto tiempo le quedará de vigencia al libro clásico, amenazado por el mundo digital. Pero a pesar de esto, todavía quedan personas que sin duda prefieren un buen libro en sus manos. Aunque no siempre existió el libro tal y como lo conocemos, a comienzos de la Edad Moderna se dio un cambio capital para la historia del libro en nuestro país, el cual nos proponemos narrar a continuación.

Primera página del Sinodial de Aguilafuente

Primera página del Sinodial de Aguilafuente

Respondiendo a la pregunta del título, el primer libro impreso en España y en lengua castellana, se realizó en Segovia en 1472 y tiene como título “El Sinodial de Aguilafuente”, aunque no conservamos la portada, este es el nombre con el que ha llegado a nuestros días. Pero para comprender totalmente todo el proceso, hay que remontarse unos años atrás.

En la década de los 40 del siglo XV, en el corazón del Sacro Imperio Romano Germánico, Johannes Gutenberg inventaba la imprenta de tipos móviles. Aunque el impacto en esos años no fue muy destacable, el paso del tiempo y la difusión de su técnica por Europa, darían a la imprenta una importancia mayúscula en el desarrollo cultural de Occidente, posibilitando, entre otras cosas, la reforma religiosa de Lutero, por ejemplo.

La difusión de este invento por Europa alcanzó también a España. El obispo de Segovia por aquellos años, Juan Arias Dávila, pariente del conquistador segoviano y gobernador de Castilla del Oro Pedrarias Dávila, era un gran amante de la letra escrita además de ser un gran erudito que estudió en Roma. Conocía las nuevas corrientes de pensamiento renacentistas provenientes de Italia. Su labor en favor de la difusión del conocimiento se puede observar en la creación en 1466 de una Estudio General dedicado a la formación de sacerdotes, necesitando recopilar las últimas novedades en materia humanística para llevar a cabo su objetivo.

También se preocupó mucho por la formación y la vida de los sacerdotes de su diócesis, ya que ese era el objetivo principal de la convocatoria del Sínodo de Aguilafuente, aunque este no fue el único sínodo que se realizó por aquellos años, hubo uno en Segovia y más tarde otro en Turégano, siempre con el mismo tema de fondo, mejorar y supervisar la vida de los sacerdotes de la diócesis de Segovia.

No hay que olvidar que por estos años en la Península Ibérica estaban gobernando los Reyes Católicos( aunque cuando se publicó el Sinodial el rey era Enrique IV), y uno de los objetivos principales de la reina Isabel de Castilla era reformar la vida y costumbres de un clero bastante relajado en sus normas. Para realizar esta magna tarea, la reina contó con la colaboración del famoso cardenal Francisco Jiménez de Cisneros.

Panorámica de la catedral de Segovia

Panorámica de la catedral de Segovia

La otra persona que posibilitó la creación del primer libro impreso de la Historia de España, fue el alemán Juan Parix, llegado a Segovia en 1469 llamado por el obispo Arias Dávila. Este impresor germano realizó un total de nueve libros en España, todos ellos de temática jurídico-religiosa. Finalmente abandonó Segovia debido a la publicación de su último libro, que fue prohibido por la Inquisición. Acabará falleciendo en Toulouse en 1502.

Hay que tener en cuenta que la profesión de impresor por aquellos años era una labor casi artesanal que no dejaba grandes beneficios económicos. Además la lectura era una técnica reservada a unos pocos, principalmente componentes del clero, por lo que el impacto sobre el resto de la sociedad era mínimo.

Actualmente el “Sinodial de Aguilafunte” se conserva en la Catedral de Segovia, y disfruta del estatus de ser el primer libro impreso en España en lengua vernácula. En 2003 se elaboró un facsímil sobre la obra para que todo el que quisiera pudiera tenerlo a su alcance. En 2010 este facsímil había alcanzado su quinta edición.

 

Vía| Alenarte; El Sinodial de Aguilafuente

Imágenes| Sinodial de Aguilafuente; Catedral de Segovia

En QAH| La Concordia de Segovia

RELACIONADOS