Especial II Guerra Mundial, Historia 


¿Cuál fue el destino de los principales líderes nazis?

Hoy se cumplen 70 años de la muerte de Adolf Hitler, a continuación hablaremos del final del líder del partido nazi y el de sus más allegados colaboradores. Muchos de ellos fueron condenados a muerte o a largas sentencias de prisión en los procesos de Núremberg, otros se suicidaron.

Martin Borman (1900-1945): Como jefe de la Cancillería del Reich y miembro del Consejo de Ministros para la Defensa del Reich, pero sobre todo en su calidad de secretario de Hitler se lo considera una de las eminencias del régimen nazi. Bormann cayó presuntamente en los últimos días de guerra en Berlín y fue declarado oficialmente muerto en 1973. Pero como nunca se encontró su cadáver se tejieron numerosas teorías conspirativas sobre su presunta presencia en Sudamérica o Estados Unidos.

Heinrich Himmler (1900-1945): Himmler era un veterano de la fallida intentona golpista de Hitler de 1923. Como jefe de las SS desde 1929, de la Gestapo a partir de 1935 y de la Policía del Reich a partir de 1936 controlaba todos los ámbitos del Estado totalitario y supervisaba los campos de concentración. Fracasó en su intento de fuga en 1945 y fue capturado por los británicos.  Los soldados británicos lo trasladaron apresuradamente a una casa confiscada en Lüneburgo y le ordenaron que se desvistiera para revisarlo.

Heinrich Himmler horas después de suicidarse (imágen inédita).

Heinrich Himmler horas después de suicidarse (imágen inédita).

Al inspeccionarlo a cuerpo desnudo, un doctor le hizo abrir la boca, vio algo extraño entre sus molares e introdujo su mano en la boca de Himmler intentando extraer el objeto. Ante este hecho, Himmler mordió la mano del doctor, rompiendo una cápsula de cianuro que guardaba entre los dientes. Se trató inducirle el vómito con agua con cal, haciéndole un lavado gástrico pero todo fue inútil, Himmler había muerto casi en el acto.

Adolf Hitler (1889-1945): El “Führer” se suicidó con una pistola el 30 de abril de 1945, cuando la derrota alemana en la Segunda Guerra Mundial era inevitable. Previamente había suministrado veneno mortal a su amante Eva Braun, con quien acababa de contraer matrimonio. El cadáver del máximo líder del nazismo fue incinerado y los restos enterrados por los soviéticos. Se supone que más tarde fueron trasladados a Moscú.  Actualmente hay varias teorías que señalan que Hitler sobrevivió a la guerra y décadas después, murió en Sudamérica.

Adolf Karl Eichmann (1906-1962): Oficial de las SS y a cargo de la denominada ’’sección de judíos’’ del Servicio de Seguridad, se lo considera el máximo organizador del Holocausto. Tras la guerra pudo huir a Argentina, donde fue secuestrado en 1960 en un espectacular operativo del Mossad, el servicio secreto israelí. Enjuiciado en Jerusalén, fue condenado a muerte y ejecutado en la horca en 1962.

Joseph Goebbels (1897-1945): Sumamente inteligente y brillante orador, Goebbels se destacó temprano en el Partido Nacionalsocialista. En 1926 fue su líder en Berlín y dos años después su jefe de propaganda. Como ministro de Propaganda y, a partir de 1944, como encargado general para la guerra total, perteneció al círculo íntimo del Fuehrer. Goebbels y su mujer Magda se suicidaron con cianuro el 1 de mayo de 1945 en el búnker del Fuehrer en Berlín, tras haber envenenado a sus seis hijos.

Hermann Goering comiendo en su celda

Hermann Goering comiendo en su celda

Hermann Goering (1893-1946): Héroe del combate aéreo de la Primera Guerra Mundial, se afilió al nazismo desde su surgimiento, participando en el fallido “putsch” de 1923. Comandó la Fuerza Aérea del Reich con el grado de mariscal y perteneció al grupo de hombres de confianza de Hitler. En 1945 intentó huir, pero fue detenido por soldados estadounidenses. Sentenciado en los Juicios de Núremberg a morir en la horca el 1 de octubre de 1946, Goering se adelantó al verdugo quitándose la vida, al ingerir el contenido de una capsula de cianuro pocas horas antes de la ejecución. Se cree que el cinero se lo suministró un guardia que custodiaba su celda.

Rudolf Hess (1894-1987): Hijo de un comerciante alemán, creció en la ciudad egipcia de Alejandría. Participante en el “putsch” de 1923, fue a partir de 1925 secretario privado de Hitler y en 1933 su lugarteniente. En 1941 voló con un pequeño avión a Inglaterra, con el fin de concertar una paz por separado con las potencias occidentales. Hasta hoy se mantiene la controversia acerca de si Hitler sabía de sus planes. Los ingleses lo hicieron prisionero y fue condenado en Nuremberg a prisión perpetua. En agosto de 1987 se suicidó en la prisión para criminales de guerra de Spandau, en la que era el último sobreviviente del liderazgo nazi que cumplía condena.

Albert Speer (1905-1981): Fue el arquitecto que diseñó las obras monumentales que debían simbolizar el poderío del Tercer Reich, pero prácticamente ninguno de sus proyectos se realizó, tampoco la transformación de Berlín en ’’Germania, la capital del mundo’’. Con talento organizativo, fue designado en 1942 ministro de Armamentos y Municiones. A fines de 1944 comenzó a oponerse a las órdenes de destrucción total impartidas por Hitler. Estuvo preso en la cárcel para criminales de guerra de Spandau hasta 1966. Murió en Londres en 1981.

Líderes nazis esperando su sentencia en los Juicios de Núremberg

Líderes nazis esperando su sentencia en los Juicios de Núremberg

Franz Von Papen (1879-1969): Diputado del Partido de Centro y ex canciller del Reich, se lo consideró el introductor de Hitler con el gobierno. Al ser designado Hitler canciller fue por un breve tiempo vicecanciller, para finalmente renunciar. Mantuvo cargos representativos de segundo orden, como embajador en Austria y Turquía. En los juicios de Nuremberg fue absuelto, pero luego fue condenado a ocho años de trabajos forzados. Liberado en 1949, murió 20 años más tarde en la ciudad alemana de Baden.

Joachim Von Ribbentrop (1893-1946): Hijo de un oficial, vivió muchos años en el exterior y hablaba de modo fluido inglés y francés. Fue primero encargado de asuntos internacionales del Partido Nacionalsocialista. En 1935 negoció el tratado naval anglo-germano y un año después fue nombrado embajador en Londres. A partir de 1938 fue ministro de Relaciones Exteriores del Tercer Reich, hasta que fue relevado del cargo por el almirante Doenitz en los últimos días de la guerra. Condenado a muerte en Núremberg, fue ejecutado en la horca en 1946.

Vía| “Todos los hombres del Führer”, Ferrán  Gallego(2006). “Himmler, el  líder de las SS y la Gestapo”, Peter Padfield (2003)

RELACIONADOS