Jurídico 


¿Cuál es la diferencia entre hurto y robo?

LadrónEl verano es, sin duda, la época favorita de los ladrones. Cuando las calles de nuestras ciudades se llenan de turistas y la gente abandona sus casas para irse de vacaciones, cuando las playas y parques rebosan de gente distraída y confiada, los amigos de lo ajeno aprovechan para engordar su bolsa a costa de la de los demás. Más de uno y más de dos habrán sido privados de alguna cosa de su propiedad y habrá tenido que ir a comisaría a denunciar… ¿qué? ¿Un hurto? ¿Un robo? ¿Qué diferencia una cosa de otra? Algunos amigos plantean en un debate toallero con el mar de fondo que depende del valor de lo sustraído, es una opinión -errónea- que quizá está demasiado extendida. En la siguiente entrada pretendo explicar someramente cuál es la diferencia entre el hurto y el robo.

La Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal (“CP”) regula en su Libro II, Título III, los delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico. A su vez, este título se ocupa en sus dos primeros capítulos de los hurtos y de los robos respectivamente.

I. El hurto

El art. 234 CP define el delito de hurto de la siguiente manera en su párrafo primero:

El que, con ánimo de lucro, tomare las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño será castigado, como reo de hurto, con la pena de prisión de seis a dieciocho meses si la cuantía de lo sustraído excede de 400 euros.

De esta manera, queda claro que los elementos que definen el delito de hurto son el ánimo de lucro, tomar cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño y que el valor de lo sustraído exceda de 400 euros.

Antes de pasar a considerar el segundo párrafo de este artículo, procede ver qué dice el art. 623.1 CP respecto de la falta de hurto. Así, este artículo no aporta nada nuevo a la definición del tipo, limitándose a definir como falta aquellos hurtos cuyo valor no exceda de 400 euros. Por tanto, tenemos hasta ahora dos figuras de hurto: el delito de hurto y la falta de hurto, y lo único que diferencia uno de otra es el valor de lo sustraído.

Ahora bien, el segundo párrafo del art. 234 CP amplía el delito de hurto, pasando a castigar con la misma pena a quienes cometan tres faltas de hurto en un año si el valor total de lo sustraído supera los 400 euros.

Seguidamente los artículos 235 y 236 CP contemplan respectivamente tipos agravados y atenuados del delito de hurto en función a distintas circunstancias que aumentan o disminuyen el desvalor jurídico que merece el hecho. Así, por ejemplo, la pena es mayor cuando lo sustraído son cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico o cuando se utilice a menores para la comisión del delito.

II. El robo

Según el art. 237 CP, “son reos del delito de robo los que, con ánimo de lucro, se apoderaren de las cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder al lugar donde éstas se encuentran o violencia o intimidación en las personas.” Por tanto, los elementos del delito de robo son el ánimo de lucro y tomar cosas muebles ajenas bien con fuerza en las cosas para acceder al lugar donde éstas se encuentran, bien con violencia o intimidación en las personas.

El art. 238 CP define qué se considera fuerza en las cosas, entendiendo que ésta se da “cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

1.º Escalamiento.

2.º Rompimiento de pared, techo o suelo, o fractura de puerta o ventana.

3.º Fractura de armarios, arcas u otra clase de muebles u objetos cerrados o sellados, o forzamiento de sus cerraduras o descubrimiento de sus claves para sustraer su contenido, sea en el lugar del robo o fuera del mismo.

4.º Uso de llaves falsas.

5.º Inutilización de sistemas específicos de alarma o guarda.

Los artículos siguientes definen la pena según el robo sea con fuerza en las cosas o violencia o intimidación en las personas, así como qué se entiende por llave falsa y, de forma similar a lo que ocurre con el hurto, unos tipos agravados según otras circunstancias que concurran.

III. La diferencia

Como se puede deducir, el valor de la cosa sustraída no diferencia el hurto del robo, sino la falta del delito de hurto. Lo que diferencia el hurto del robo es el modo en que se sustraiga la cosa (fuerza en las cosas o violencia o intimidación en las personas). Se dice que el hurto conlleva un menor desvalor jurídico porque el ataque al bien jurídico protegido no tiene la misma magnitud que el robo, donde el autor muestra un mayor desprecio a la propiedad de otros, así como a su seguridad. El hurto es un tipo delictivo para quienes aprovechan el descuido o la falta de precaución del dueño a la hora de proteger la cosa sustraída, mientras que en el robo el autor no se detiene ante tales medidas, sino que las vulnera de forma consciente.

IV. El ejemplo

Para entender la diferencia entre uno y otro, basta un simple ejemplo:

Vamos a la playa en coche, y ante el temor a que la arena estropee nuestro teléfono móvil, lo dejamos en el coche. Al volver, el teléfono no está, y se debe a:

a) Olvidamos cerrar la ventanilla del coche, alguien metió la mano y se llevó el teléfono. Es un hurto. En función de lo que valiese el móvil, será un delito o una falta de hurto. Un iPhone 5, por ejemplo, vale más de 400 euros, por lo que el hecho será un delito de hurto. Un Nokia 6310 no vale eso, por lo que se tratará de una falta de hurto.

b) El coche estaba bien cerrado, pero alguien ha tomado un ladrillo de una obra cercana para romper la ventanilla y llevarse así el teléfono. Independientemente del valor del móvil, se trata de un robo, que es siempre delito (no existe la falta de robo).

Vía| Código Penal – Boletín Oficial del Estado

Imagen| Flickr

RELACIONADOS