Historia 


¿Cuál es el significado histórico del término “investidura”?

Desde hace varias semanas, España se halla sumida en un proceso totalmente nuevo en su breve historia democrática. La dificultad de elegir presidente del Gobierno, así como las múltiples variantes que se pueden dar en el ejecutivo, tienen en vilo tanto a la sociedad española, como a nuestros socios europeos e incluso a ese ente supranacional conocido como los “mercados”. Gran variedad de palabras han asaltado en estos días nuestro vocabulario cotidiano, los términos: pacto, consulta, o negociación aparecen a diario en las noticias, pero la intención de la presente entrada es intentar arrojar un poco de luz sobre el vocablo “investidura”, intentando definir su contexto histórico para comprender ampliamente su significado.

Antes de adentrarnos en el plano histórico, sería recomendable conocer el significado actual del término investidura. Este acto consiste en que el Parlamento de su confianza a un candidato a la presidencia del Gobierno, designado previamente por el Jefe del Estado, para que este forme su gabinete. Todo ello se haya recogido y totalmente regulado en el artículo 99 de la Constitución española de 1978.

Toga Praetexta

Toga Praetexta

La investidura, eliminando todo carácter jurídico actual, es una ceremonia solemne y de carácter legitimador, y esa fue su función principal a lo largo de la Historia. Etimológicamente, el término investidura proviene del verbo vestir, en latín vestire, por lo que podemos dilucidar que a la persona designada para la investidura se le vestía con algún tipo de ropaje especial que cumplía con el simbolismo de la toma de un poder determinado.

Esto mismo es lo que sucedía en la antigua Roma, donde se imponían una serie de vestimentas especiales que conferían al portador la obtención de una responsabilidad o cargo nuevo. Por ejemplo, cuando los niños romanos pasaban a la adolescencia, se les colocaba la toga viril, que simbolizaba el paso a la edad adulta. Esta toga era blanca y no tenía ningún tipo de adorno o color. Una vez que obtenían esta toga, oficialmente eran considerados ciudadanos, pudiendo ejercer cargos públicos o servir en el ejército. También conocemos el caso de la toga praetexta, la cual vestían los niños y los senadores que hubieran alcanzado una alta magistratura. Era de lana, de color blanco con el borde púrpura. Principalmente era una prenda que los romanos utilizaban en las grandes ocasiones.

Ceremonia de la investidura caballeresca

Ceremonia de la investidura caballeresca

Pero el término investidura no es exclusivamente romano, durante la Edad Media, la investidura estuvo relacionada con el ritual de legitimación del poder feudal. En esta época, la investidura tenía la función simbólica de representar la concesión de alguna gracia o meced, habitualmente algún señorío, por el señor feudal a su vasallo.

Esta ceremonia consistía en la imposición de la espada, símbolo que demuestra el carácter nobiliario de la persona seleccionada, así como su capacidad jurídica sobre el territorio, la entrega de un poco de tierra, que representa la transmisión simbólica del lugar, y la firma de un documento donde se recogía oficialmente el acto de vasallaje. Si el contrato se rompía, automáticamente el vasallaje quedaba anulado, revertiendo la propiedad del señorío al señor feudal, pero si era este quien incumplía el acuerdo, el vasallo quedaba libre para buscar otro señor al cual servir.

Con el paso de los siglos este ritual claramente caballeresco quedó en desuso, hasta desaparecer a comienzos de la Edad Moderna. Con el advenimiento de los regímenes liberales, la investidura cobró de nuevo, en cierto modo, su antigua función, ya que el pueblo (representado por el Parlamento y poseedor de la soberanía) inviste a la persona en la que más confía de los poderes de gobierno, legitimando así sus acciones.

Dentro de pocos días asistiremos a una de las sesiones de investidura más conflictivas de la democracia actual, salvando la protagonizada por Leopoldo Calvo Sotelo interrumpida por el golpe de Estado del 23-F, en la cual se producirá un resultado histórico. Aunque ya no queda rastro del antiguo ritual, en cierto modo la investidura es fundamental para obtener el poder en el actual sistema parlamentario.

 

Vía| Investidura; Blog Javier Díaz; Toga

Más Información| El rito de armar caballeros en la Edad Media; Enciclopédica Jurídica

Imágenes| Toga praetexta; Investidura caballeresca

RELACIONADOS