Economía y Empresa 


¿Cuál es el perfil ideal del candidato a trabajar en la industria financiera?

entrevista trabajoLa mayoría de encargados de recursos humanos y profesionales de las finanzas afirman que lo que buscan en un candidato es una buena personalidad y motivación por crecer profesionalmente y adquirir responsabilidad desde el principio.

De todos modos, las entidades financieras valoran habilidades cuantitativas y analíticas (ser bueno con los números, ser capaz de extraer conclusiones de hechos no relacionados); interés y conocimiento de la industria; habilidad para aprender rápido y trabajar eficientemente (no necesidad de repetir las cosas dos veces, no incumplir “deadlines”); meticulosa atención al detalle (las cosas hechas bien, rápido y perfectamente, a la primera); y habilidad de gestionar múltiples tareas simultáneamente (“multitasking”).

El candidato ideal para posiciones financieras como las que hemos establecido anteriormente es un estudiante de Economía, Finanzas o Administración de Empresas, graduado en una de la Universidades más prestigiosas del país con una nota media mínima de 8.0 sobre 10. El candidato habrá de haber demostrado excelencia a través de reconocimientos académicos y la habilidad de combinar sus estudios con liderazgo y participación en numerosas actividades extracurriculares. Por supuesto, los idiomas se valoran positivamente.

A pesar de que éste es el candidato ideal, al final se valoran aquellos candidatos que pueden demostrar entendimiento y un entusiasmo real por el puesto de trabajo, atención al detalle, y disposición a crecer profesionalmente. Por ello, las posiciones profesionales en la industria financiera no se limitan a licenciados y graduados en Finanzas sino que también son muy valorados los estudiantes de Ingeniería, Matemáticas e incluso Derecho.

De hecho, una encuesta[1] realizada a encargados de recursos humanos de diversas entidades financieras americanas establecía que lo que más se valora a la hora de analizar, valorar y seleccionar a un candidato para prácticas de verano (“Summer Internships”) es:

  • Excelencia en algún campo no académico – ya sea deporte, ejército, escritura, lectura, música, entre otros –.
  • Brillante y competitivo académicamente.
  • Dedicación, que pueda traducirse en pasión.
  • Buen sentido de negocio, incluso sin experiencia el instinto de negocio puede estar presente.
  • Presencia y “fit”, esto es,  que el equipo y el candidato se sientan cómodos (Test del aeropuerto).

 


[1] WetFeet Insider Guide

RELACIONADOS